Un reencuentro que tardó más de 30 años

Las dos niñas desaparecieron durante la guerra de los 80

Durante el reencuentro se intercambiaron experiencias vividas en los últimos 30 años. Además, la abuela conoció a sus bisnietos. Foto EDH / Mauricio Guevara

SANTA ANA. A sus 80 años, Carmen Machón no había perdido las esperanzas de reencontrarse con sus nietas, quienes quedaron abandonadas tras la muerte de sus padres en 1983 durante la guerra civil salvadoreña.

Con el apoyo de la Comisión Nacional de Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos (CNB), ayer el sueño de doña Carmen se hizo realidad.

Las hermanas Meztli Natalia y Fidelia, ambas de apellido Herrera Machón, conocieron a su abuela materna en un emotivo reencuentro realizado en el Teatro Nacional de Santa Ana.

"El caso está desde el año 2012. Fueron las niñas las que lo pusieron en la comisión", explica la investigadora de la CNB, Jacqueline Ramírez.

La ubicación de la octogenaria, oriunda de Santa Ana, se logró a través de la obtención de documentos de identificación, indagación hemerográfica y entrevistas con familiares, testigos e informantes.

"Estoy alegre porque encontré a mis niñas, yo las busqué en Usulután, San Salvador y nada. Hace 30 años que no se nada de ellas", dijo la abuela.

Luego de fundirse en un intenso y prolongado abrazo, las hermanas Herrera expresaron su emoción por el reencuentro. "Estoy agradecida con Dios porque las posibilidades de encontrarlas eran nulas prácticamente", dijo Natalia Herrera.

Al momento de la desaparición de las hermanas Herrera, estas contaban con dos y cuatro años de edad. "Los padres de las menores fueron asesinados el 29 de junio de 1983.

Las niñas quizá desconocían de la magnitud de la muerte de sus padres", explica Ramírez.

Según las actas de defunción, los cuerpos de sus progenitores (Joel Herrera Ochoa y Gloria Elizabeth Machón) fueron encontrados en el estacionamiento de un hotel en el departamento de la Libertad. Los reportes periodísticos de aquel momento indicaron que ambos presentaban señales de estrangulamiento y fueron asesinados por el Ejército Secreto Anticomunista (ESA).

La CNB ya ha investigado un total de 122 casos; de estos 22 han sido resueltos.