Salvadoreños peregrinos inician su travesía rumbo a la JMJ, en Brasil

El Nuncio Apostólico León Kalenga despidió a los participantes y les dio su respectiva bendición

El Nuncio Apostólico León Kalenga, (al centro) despidió a los peregrinos. foto edh / René estrada

Con una maleta llena de ilusiones y expectativas de acrecentar su fe, 148 jóvenes de una delegación salvadoreña de 700, iniciaron ayer el viaje hacia Río de Janeiro, Brasil.

Este país recibirá a millones de peregrinos para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se realizará del 23 al 28 de julio.

Jóvenes de varios departamentos del país llegaron al Aeropuerto Internacional El Salvador, en Comalapa, para empezar su peregrinación.

Pero no solo fueron despedidos por sus familiares, el Nuncio Apostólico, León Kalenga también llegó al lugar y les dio su bendición para el viaje.

"El Papa ha estado hablando estos días de los jóvenes, que son alegría. Nunca pierdan esa alegría. Nosotros nos quedamos aquí rezando por ustedes. Esperamos que su encuentro con el santo padre sea significativo en sus vidas", recalcó el Nuncio.

Luego de sus palabras, los peregrinos rezaron un Padre Nuestro y un Ave María, junto al Nuncio Apostólico.

Los jóvenes fueron preparados por la Conferencia Episcopal de Juventud de El Salvador (CEJES) para participar en la semana misionera, previo al encuentro mundial.

Así como ellos, cientos ya han comenzado a partir a esta ciudad para tener un acercamiento con el Papa Francisco.

Monseñor Elías Rauda obispo de la Comisión Episcopal de la Juventud detalló que "el objetivo de esta jornada es encontrarse con Jesucristo vivo, con el Papa y con la iglesia. Además es un acercamiento de los jóvenes de los cinco continentes".

Monseñor Rauda ha sido invitado por el Vaticano para dar la catequesis a los jóvenes, durante los días 24, 25 y 26 de julio en Río de Janeiro.

En esa catequesis les hablará sobre los temas "Sed de esperanza, sed de Dios", y "Ser discípulos de Cristo".

La próxima semana viajarán otros jóvenes, entre ellos los Peregrinos de La Paz de Radio Paz, que partirán el próximo lunes por la mañana.

Se reforzará seguridad por llegada del Papa

El plan inicial era movilizar en Río de Janeiro (sureste) a 8,500 militares del ejército, la fuerza aérea y la marina, para esa jornada a la que son esperados 1.5 millones de peregrinos, pero ahora se reforzará el contingente.

"La cantidad de efectivos será aumentada a 10,266 hombres -7,738 del ejército, 1,924 de la marina y 604 de la fuerza aérea a raíz de las manifestaciones sociales masivas de junio", indicó un portavoz del ministerio.

Además del ejército, la secretaría de Seguridad del estado de Río de Janeiro implementará "la mayor operación policial en la historia de la ciudad", dijo a la AFP el subsecretario para grandes eventos, Roberto Alzir Dias Chaves.

Un total de "7,000 policías adicionales reforzarán a los 12,000 policías de la ciudad y la región metropolitana, sin contar los 1,700 hombres de la Fuerza Nacional (tropa de élite que depende de la policía federal), la policía de carreteras y la policía federal", precisó.

El portavoz del Ministerio de Defensa dijo que la presidenta Dilma Rousseff autorizó que 5,000 soldados tengan poderes policiales el 27 y 28 de julio en el gran terreno baldío de 300 hectáreas situado en Guaratiba, a 40 km del centro de Río, donde se realizará una gigantesca vigilia de los jóvenes y la misa papal, "a fin de garantizar la ley y el orden".

Adiós al Papamóvil

Con motivo de su primer viaje internacional, el Papa Francisco ya ha anunciado una revolución: no usará el Papamóvil.

Así lo ha comunicado a las autoridades de Brasil donde el Papa llegará el día 22 apara la Jornada Mundial de la Juventud. El Pontífice ha hecho que cambien el tradicional vehículo por un jeep descubierto.

El Papamóvil era el símbolo de la separación entre la pompa de los Pontífices de Roma y la gente. Blindado en su cabina de cristal sin poder tocar a la gente, y para librarlo de las balas de posibles atentados, era una contradicción con el evangelio.

A los 100 días de su Pontificado, ya ha llevado a cabo una verdadera revolución. Más con sus gestos que con sus palabras.

No quiere lujos para la Iglesia. No le gustan los coches. Su visita inesperada al parque móvil del Vaticano y su "tristeza" al ver que eclesiásticos usaban "coches de lujo de última moda", son emblemáticos.

Francisco llega a Brasil donde la sociedad está escandalizada por los excesos de gasto público de los políticos que usan helicópteros de último modelo para llevar a familiares y amigos al fútbol y de vacaciones usando el dinero de los trabajadores.

El rechazo del Papamóvil ya ha sido usado en la prensa para recordar que es una respuesta a las críticas de los jóvenes hacia sus dirigentes políticos que se escudan en la seguridad de sus personas para viajar con lujos mientras la gente común tiene que huir en la calle de asaltantes y balas perdidas.

El Papa Francisco hablará en Brasil a más de un millón de jóvenes de todo el mundo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.