Don Rúa cumple 60 años de promover la fe

Desde su nombramiento como parroquia el 28 de junio de 1953, millares de feligreses capitalinos y de todo el país han visitado este templo

Don Rúa cumple 60 años

La elegante iglesia representa una de las joyas arquitectónicas más imponentes de San Salvador, una extraordinaria edificación que destaca coloridos vitrales y amplios jardines exteriores.

Ver en Media Center >

el barrio San Miguelito alberga una joya arquitectónica de la capital, el templo de María Auxiliadora, el cual cumple hoy 60 años de haber sido erigido parroquia.

Popularmente conocida como iglesia Don Rúa porque también albergaba el seminario salesiano Instituto Internacional Don Rúa, se ha convertido en un emblema de la ciudad.

Aunque formalmente no ha sido declarado basílica, arquitectónicamente sí lo es.

La construcción de este templo fue promovida por el presbítero Ambrosio Rossi.

Las primeras iniciativas para su edificación comenzaron en 1949, ya que la Congregación Salesiana se había comprometido con los dominicos, primeros responsables del lugar, a construir un templo dedicado a San Miguel Arcángel.

Movido por su profunda espiritualidad mariana, el padre Rossi presentó al entonces arzobispo Monseñor Luis Chávez y González, la propuesta de cambiar la dedicación del templo para la Virgen María, bajo el título de María Auxiliadora, como era honrada por San Juan Bosco y sus salesianos.

La primera piedra de este templo se colocó el 1 de noviembre de 1950. Año y medio después fue bendecida e inaugurada la cripta o capilla inferior del templo.

Uno de los personajes conocidos por los capitalinos que participó en la construcción fue el sacerdote Francisco Manzoni, conocido como "el Padre de la Vespa", porque siempre iba a atender a los enfermos en una moto de esa marca y vistiendo su sotana negra. Él fue el responsable de dirigir a los obreros. A este sacerdote, solía vérsele pala en mano, trabajando en los cimientos.

También se le veía por las noches con su sotana negra llevando la mezcla en una carretilla y subir a los andamios para caminar en las alturas de la cúpula.

Los padres Ambrosio Rossi y Francisco Manzoni, fundadores del templo, contrataron al ingeniero italiano Antonino Minassi, residente en El Salvador, para que hiciera los planos de la torre en la que se pondrían 40 campanas, cinco de ellas volteadoras y 35 formarían un carillón. La torre se hizo con una base de diez metros de profundidad, diez metros de ancho y 90 metros de altura. El paisaje que se contempla desde arriba es realmente maravilloso.

En este campanario, que se visualiza desde diversos punto de la capital, se instalaron cuatro relojes gigantes procedentes de Holanda, hechos por la empresa Peter-Frissen.

La belleza de la cripta anunciaba lo que sería el templo mayor y viendo el ambiente propicio para albergar a cientos de personas, monseñor Luis Chávez y González la nombró parroquia el 28 de junio de 1953, confiándola canónicamente a la congregación Salesiana. Sin embargo, no fue hasta 1969 que el templo fue consagrado.

Hasta la fecha, ha contado con 17 párrocos, siendo el primero de ellos el sacerdote José Garzena.

Su arquitectura

El templo posee un estilo románico basilical y su nave principal fue diseñada con la forma de una cruz, algo que puede apreciarse bien desde lo alto.

La nave principal, de 69 metros de largo y 25 metros de ancho.

Esta edificación se destaca por sus coloridos vitrales traídos desde Italia y España. En ellos se aprecian escenas de la historial de salvación, de la vida de la Virgen María y de la vida y obra de San Juan Bosco.

Asimismo, los cuatro ángulos del crucero están adornados con los mosaicos que representan a los profetas Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel, los cuáles fueron pintados por el artista austriaco Juan Fuchs.

El templo también posee una cúpula de 60 metros de alto en cuya cúspide se encuentra una imponente imagen de cobre de María Auxiliadora, la cual tiene una altura de 5.90 metros.

Durante seis décadas, esta parroquia no solo ha sido un lugar de oración, sino que también se ha convertido en un centro para la realización de diversas obras sociales, entre ellas el comedor "Mamá Margarita" el cual brinda alimentación a cientos de ancianos e indigentes, además de charlas sobre salud formación espiritual y más. Además de la clínica parroquial, la Escuela Domingo Savio y el oratorio.

En esta parroquia han surgido también numerosas asociaciones de jóvenes y diversas comunidades cristianas que realizan múltiples actividades.

Conmemoración

Para celebrar estas seis décadas, realizarán un congreso eucarístico parroquial, una actividad que se enmarca en los 100 años de la Arquidiócesis de San Salvador.

Este día a las 5:00 de la tarde se llevará a cabo una misa, luego a las 6:00, el sacerdote guatemalteco Hugo Estrada dirigirá una conferencia sobre "La Eucaristía".

Además, mañana a partir de las 8:30 a.m. habrá adoración todo el día en el templo, por los diferentes grupos de la parroquia.

A partir de las 4:30 p.m. se presentará un vídeo sobre los milagros eucarísticos y luego de esa actividad se llevará a cabo una misa solemne a las 5:30 de la tarde.

Según el párroco Mariano Miranda "el objetivo es celebrar el don y el misterio de la eucaristía".

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.