Sin fondos para imagen de María Auxiliadora

Las autoridades del colegio católico necesitan 10 mil dólares para realizar la restauración de la base donde estaba la efigie

La imagen permanece en el pasillo la institución educativa. Foto EDH / Mauricio Guevara

SANTA ANA. A casi un mes de haberse llevado a cabo el descenso de la imagen de María Auxiliadora, en la institución educativa del mismo nombre, las autoridades de dicho centro de estudios aún desconocen cuánto tiempo tomará devolver la escultura a su sitio original.

Y esto se debe a que no poseen los 10 mil dólares que necesitan para intervenir la base de la imagen de casi tres metros de altura y con un peso de 600 libras. "Los únicos mini fondos que tenemos son las ofrendas voluntarias que hacen las personas que vienen a venerar la imagen", dijo coordinadora de tercer ciclo y bachillerato, Sor Ana Vega.

Otro de los aspectos que ha incidido en el retraso de los trabajos es que durante todo el mes de mayo han estado realizando actividades alusivas a María Auxiliadora, cuya celebración fue el pasado 24 de mayo.

Esperan que al comenzar junio puedan iniciar de lleno con eventos que les permita recaudar fondos para iniciar con las labores.

Entre estos se tiene previsto poder realizar desayunos marianos, conciertos con ministerios católicos y eventos religiosos con predicadores de amplia trayectoria, entre otros.

La religiosa hizo el llamado a las personas que deseen colaborar con la restauración para que se lleguen al colegio y puedan depositar su ofrenda.

Además, instó a la población santaneca a participar en las actividades que se irán desarrollando en los próximos meses, con el mismo objetivo de recaudar fondos. "Esta es una imagen de mucha tradición en Santa Ana", aseguró.

La historia

La necesidad de bajar la imagen surgió luego que una inspección técnica determinara que representaba el riesgo de caerse y causar una tragedia entre la comunidad educativa y vecina del sector.

Tras cincuenta y cinco años de construirse la base esta ya se ha debilitado, y por ello se deben reforzar las columnas que la sostienen.

De paso se aprovechará para que la efigie sea retocada, manifestó Vega.

Las autoridades del colegio son de la idea de que también se haga un sistema donde la misma pueda bajarse al menos una vez al año.

El representante de la empresa que realizó el descenso de la efigie, Mario Moreira, explicó que estaba a una altura de 32 metros, y por ello, analizaron el método que utilizaron para su descenso con el objetivo de no causarle más daños de los que ya presenta debido al tiempo que ha transcurrido desde que fue colocada.

"Las bases ya explotaron, ya era un peligro inminente que se tenía. Se nos ha pedido una estructura (base) más liviana para poder colocar a la imagen nuevamente", indicó Moreira, quien agregó que la imagen es de bronce; pero de acuerdo con algunos registros, se cree que también está bañada en oro.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.