Fútbol Forever, una visión educativa contra la pobreza

La Fundación pide a los sectores que se involucren en la iniciativa para poder salir de la pobreza

La Fundación beneficia a centenares de niños y niñas con programas educativos integrales, pero hoy pretende que estos niños puedan acceder a la universidad. Fotos EDH / Marvin Recinos

Hablar de la Fundación Fútbol Forever (FFF) no solo tiene que ver con actividades deportivas para niños, jóvenes y familias de comunidades marginales pobres, donde forjarse metas para el futuro hasta puede ser no permitido por ser inalcanzable. Fútbol Forever es mucho mas que eso.

Y es mucho mas que eso, porque el deporte es una herramienta con la cual se puede hacer de estos niños y jóvenes, personas que puedan cambiar el círculo de pobreza por oportunidades de superación y desarrollo.

La fundación está consciente de eso, y para modificar ese círculo propone que se les proporcione a las familias de precarios recursos, un modelo de educación integrado con el que puedan tener acceso a estudios técnicos y universitarios que les permita tener mejores ofertas de empleo.

Las propuestas la darán a conocer luego de una caminata por varias colonias de Soyapango, que realizarán mañana, dijo el presidente de la FFF, Alejandro Gutman.

Gutman es un comprometido con la educación de estos jóvenes y sus familias, sobre todo, porque cree que es necesario "cambiar un poco las reglas del juego" para que los jóvenes de escasos recursos puedan mejorar sus vidas.

Para este argentino, que trabaja de lleno desde 2004 con la fundación, que los muchachos de comunidades y colonias de recursos precarios puedan ingresar a las universidades es muy difícil, por la baja calidad de la enseñanza en educación media.

Gutman se pregunta cómo es posible que un joven ingrese con media beca o beca completa, para el caso de la Universidad de El Salvador y otros centros de educación superior, con un promedio de nota 8, si las escuelas y el sector docente son deficientes en la enseñanza.

En el cambio que propone la Fundación se encuentra que "los de adentro (comunidades pobres) y los de afuera (sectores universitarios, empresariales y otros) se integren" para brindar una posibilidad de desarrollo académico a los jóvenes.

Es por eso que entre los puntos básicos para cambiar la educación a nivel nacional, y que Fútbol Forever implementa en las escuelas Santa Eduviges y La Campanera, en Soyapango, se encuentran mantener una nota promedio de 7, asistir a cada una de las clases en la Universidad Pedagógica, que forma parte del curso pre-paes.

Asimismo que los jóvenes visiten una o dos universidades por año, asistan a refuerzos escolares, participar en las 26 clínicas de Fútbol Forever durante, al menos, dos años.

También propone que los jóvenes de comunidades precarias participen con sus padres, familiares o tutores en cuatro clases anuales en diferentes meses para que sean parte del proceso formativo y otros puntos importantes.

Según Gutman, todos esos esfuerzos se deben generalizar en las escuelas y no se debe dejar solo a una fundación o una organización, sino que se deben involucrar todos los sectores del país.

"Esto no se trata solo de dinero, sino de que la otra parte (los demás sectores) se integren con la mentalidad de querer cambiar la educación del país", dijo convencido el presidente de Fútbol Forever.

Para Gutman, recursos económicos para cambiar la educación del país existen, pero el problema es que no se ha visto con claridad por dónde comenzar a trabajar.

Por eso dice que los diferentes organismos internacionales han malgastado el dinero sin saber a qué apostarle, y que los mismos programas de prevención no han servido en mucho.

Gutman está convencido de que solo trabajando como proponen y de forma ordenada se logrará que la educación tenga un salto de calidad y los jóvenes, un mejor futuro.