El folclor católico enriquece a Texistepeque y a Chalchuapa

En esos dos municipios del occidente del país, parte de la tradición se encuentra en los azotes de los talcigüines y el lavado de ropa de las imágenes de Jesús

Los talcigüines se enfrentan a Jesús

La lucha entre el bien y el mal será dramatizada una vez más en Texistepeque, cada Lunes Santo Jesús se enfrenta a los talcigüines, nadie se enoja por los azotes pues estos limpian los pecados

Ver en Media Center >

La representación de los talcigüines que se realiza todos los lunes santos en Texistepeque, ha logrado acaparar la atención de turistas locales e internacionales desde hace ya más de 100 años.

El evento que está basado en la historia bíblica de cuando Jesús fue tentado en el desierto, tiene una duración aproximada de tres horas, y cada una de ellas simboliza las tres tentaciones que padeció Jesús.

Según Óscar Sandoval, uno de los participantes, en esta actividad que se llevará a cabo a tempranas horas de hoy, y quien tiene más de siete años de ser talcigüin, el eje fundamental de esta actividad es demostrar que el bien siempre logra triunfar sobre el mal.

"Cada latigazo que los talcigüines damos, representa un pecado menos para las personas. El mensaje final de toda la procesión es que Jesús derrota a los demonios y se proclama vencedor. En otras palabras, a pesar de las tentaciones y los golpes del diablo, el bien siempre va a triunfar", dijo con firme convicción.

Aunque no se tiene un fecha exacta de cuando fue la primera vez que se realizó la dramatización, esta actividad se ha convertido en el evento más importante de la Semana Santa para los residentes de Texistepeque.

El mismo Sandoval manifiesta que para los texianos es un orgullo poder representar a un talcigüin durante la celebración del Lunes Santo.

"Para todos los pobladores de Texis, el Lunes Santo es sagrado por lo que representa en la historia de la Semana Santa y por la procesión de los talcigüines. Todo texiano anhela poder algún día formar parte de esta actividad", señaló el oriundo de este municipio.

En un principio eran únicamente 12 personajes los que recorrían 12 cuadras del pueblo. En la actualidad, suman 35 miembros que recorren las principales calles del pueblo el Lunes Santo.

El papel del talcigüin se hereda y es de por vida y el ritual es una mezcla de danza, teatralidad y procesión.

Durante los actos Jesús lleva y suena una campanilla , además de llevar un cinturón de lazo grueso. En las esquinas da tres vueltas y mira hacia los cuatro puntos cardinales, señalando con ellos que el mal puede provenir de cualquier parte.

Cada talcigüin también lleva un látigo, y durante la ceremonia, al llegar al llegar cerca de Jesús, realizan movimientos donde ambos se desplazan en forma circular.

Pero los talcigüines también azotan a cuanto curioso se les pone cerca y muchos visitantes o locales, muestran luego de la actividad, las rojas marcas de los latigazoss

El encuentro termina con la derrota y caída humillante de cada talcigüin y Jesús va caminando sobre ellos como una señal de victoria.

"Nosotros nos preparamos con un mes de anticipación de manera psicológica. Muchas personas pueden pensar que nuestra preparación es física pero nada que ver. Esto es más mental que cualquier cosa porque se convierte en un verdadero sacrificio", acotó este talcigüin.

Para este año, los texianos esperan una buena cantidad de público de todas partes del país. La tradición de los talcigüines, ha servido a través de los años para promover el turismo local de este municipio.

Ese arraigo también ha permitido que los talcigüines pasen a formar parte de las costumbres de Texistepeque.

El lavado de ropa

Una de las tradiciones religiosas que los fieles católicos de la ciudad de Chalchuapa han cuidado y revivido cada año durante la Semana Santa, es la procesión del lavado de la ropa que utilizan las imágenes durante esta temporada.

La actividad que se desarrolla el Lunes Santo consiste en representar a través del lavado de ropa, la limpieza del alma y el perdón de los pecados.

La procesión sale de la parroquia Santiago Apóstol, en la mañana, llega al balneario el Trapiche, donde cientos de feligreses esperan la imagen de Jesús Nazareno para poder lavar sus vestimentas.

Según el presidente de la Hermandad del Santo Entierro de Cristo, Roberto Hernández, "la procesión es una tradición centenaria que se realiza todos los años en la ciudad de Chalchuapa con el fin de vivir los días de la Semana Santa de la mejor manera y libres de pecados".

Hernández también señala que durante la ceremonia de la lavada de la ropa, los fieles que participan en ella rezan el Rosario, comparten ofrendas y cantan coros de adoración a Dios.