resumen noticias

Develarán Cristo crucificado en San José de la Montaña

La escultura de 1.90 metros, estará en la referida Iglesia, desde el 19 de marzo, para que sea apreciada por los fieles

Georgina Vividor comunidades@eldiariodehoy.com Domingo, 17 de Marzo de 2013

La Iglesia San José de la Montaña, en la colonia Escalón, albergará la nueva obra del arquitecto y escultor salvadoreño Rubén Martínez.

Se trata de un Cristo crucificado de bronce, que será bendecido y presentado a la feligresía el 19 de marzo a las 6:00 de la tarde, fecha en que se celebra la fiesta de San José.

Esta imagen fue hecha a petición de monseñor Jesús Delgado, párroco de la Iglesia, desde hace más de más de 28 años, y quien consideró que el Cristo crucificado era el elemento que faltaba en este templo, que fue elaborado en la década de 1950.

Esta es una escultura colmada de detalles, en la cual el artista ha querido resaltar la figura humana y la contextura de un hombre fuerte.

Martínez, quién lleva más de 60 años trabajando el arte eclesiástico, asegura que cada detalle ha sido hecho de forma minuciosa. Cada línea del cuerpo, los pliegues de su manto, su lazo, el cabello y sobre todo su rostro. Afirma que todo fue examinado detenidamente. Es un trabajo que duró aproximadamente cuatro meses en construcción.

De acuerdo al escultor, se trata de una imagen estilizada y no de un Cristo "ensangrentado".

El arquitecto, explicó la mirada de esta escultura fue algo en lo que se puso un énfasis especial. "Da una sensación como que si está viendo a la persona y a pesar que está en la cruz, tiene una expresión dulce", dijo Martínez.

Según el padre Jesús Delgado párroco de la iglesia San José de la Montaña, esto tiene un significado en el pasaje bíblico en el que Jesús, crucificado le dice a a la Virgen María y al discípulo Juan: "Mujer he ahí a tu hijo; hijo ahí a tu madre'". (Jn. 19,26-27).

"Queríamos que la mirada de este Cristo diera esa sensación, de cuando el miró a su madre, que la gente se acerque, sienta su ternura y no tanto una expresión de dolor", explicó el párroco.

Martínez, añade que lograr ese efecto en la mirada, significó hacer un cambio en la inclinación de la cabeza, hubo que hacer un renovación en la estructura.

En cuanto al material, el arquitecto Martínez comentó que utilizó el bronce en su máximo esplendor, en lugar de poner pátina para darle color, aprovechó su estado natural para darle brillo, un efecto difícil pero se encuentra satisfecho de haberlo logrado.

Según Martínez, hacer esta escultura resultó un verdadero reto, pues a su avanzada edad, realmente le resulta más difícil subirse a andamios para poder darle esa forma estilizada. Asegura además, que este reto que le ofreció monseñor Jesús Delgado, es una de sus obras más significativas. Esta escultura de 1.90 metros de alto y 700 libras de peso, estará colocada en un espacio especial en el templo para que los feligreses puedan apreciarla y adorarla.

Esta no es la primera obra del artista en esta parroquia, ya que el Sagrario que se encuentra al frente al altar y la imagen de un Cristo resucitado, fueron elaborados por él.