resumen noticias

Cruz Roja salvadoreña cumplió 128 años

Autoridades, personal y voluntarios de la entidad conmemoraron la fecha en un solemne acto, en el que reconocieron la labor de socorristas.

Nidia Hernández comunidades@eldiariodehoy.com Sábado, 16 de Marzo de 2013

Con un reconocimiento dirigido a todo su voluntariado a nivel nacional, la Cruz Roja Salvadoreña celebró ayer su centésimo vigésimo octavo aniversario de fundación.

El 13 de marzo de 1885 fue creada la entidad de socorro en el país y hasta la fecha ha atendido un sin fin de emergencias.

Durante sus 128 años de existencia, la institución de servicio se ha dedicado a un arduo trabajo de salvar vidas, en tareas de prevención, mitigación de desastres y otros.

Denys Acevedo, de 33 años, tiene 23 de pertenecer a la institución como voluntario es paramédico graduado en Estados Unidos y su especialidad es rescate de altura, BREC (estructuras colapsadas), en traumatología y APAA (asistente de primeros auxilios avanzados).

"En lo personal me lleno de orgullo pertenecer a un movimiento mundial que brinda su ayuda a las personas que sufren en conflictos armados", agregó.

Cruz Roja brindó su apoyo luego de los terremotos de 2001; las tormentas Stan, Agatha e Ida, así como en la depresión tropical 12E.

A lo que Acevedo recordó que ha participado "en situaciones de pronta acción a nivel internacional por los conocimientos adquiridos".

El voluntario reconoce que llamarse de esa manera "pesa mucho en cualquier parte del mundo" y que es un honor ser parte de un institución que apoya a las personas y en momentos de dificultad.

"Entre a la cruz Roja por parte de mi papá que perteneció a el CICR (Cruz Roja Internacional )", dijo Acevedo.

Además, considera que es una "misión que Dios le dio" y que piensa cumplir hasta que se muera.

"Mi sueño sería morir sirviendo o salvando una vida aun exponiendo la nuestra" expuso Acevedo, quien pretende seguir dentro de la entidad.

Historias como las de Denys se repiten en la Cruz Roja, personas con alto compromiso por el prójimo y que no les importa recibir un salario por atender una necesidad de la gente de su país o los que lo requieran.