En La Unión hay 25 escuelas en zona de control de las pandillas

Muchos de los estudiantes son pandilleros activos y eso preocupa a las autoridades

LA UNIÓN. La violencia generada por las pandillas en el departamento de La Unión y el acoso de sus miembros a los estudiantes, han llevado a que la Policía y el Ministerio de Educación a incrementar de cinco, a 25, el número de escuelas incluidas en un programa para prevenir el ingreso de menores a las maras.

En la cabecera departamental las escuelas en riesgo son Napoleón Viera Altamirano, ubicada en colonia Rubio, escuela barrio La Fátima en barrio Las Flores, Complejo Educativo José Pantoja Hijo, en barrio San Carlos, y el complejo Dr. Hugo Lindo, que se encuentra en barrio San Carlos.

Según el mapa de zonas de riesgo por pandillas que la Policía maneja en el departamento, la colonia Rubio y Santa Rosa están bajo el control de la mara 18.

El barrio Las Flores tiene tres sectores en los que la Mara Salvatrucha y la "18" se disputan el control de la zona, las extorsiones y la venta de drogas.

Precisamente en esa zona se ubican la escuela Barrio La Fátima, mientras que en barrio San Carlos, las escuelas son Complejo Educativo José Pantoja Hijo y la Doctor. Hugo Lindo.

En cantón Huisquil y Punta de Jocote, jurisdicción de Conchagua, hay dos escuelas en riesgos.

El resto de escuelas está ubicado en la zona costera de Conchagua.

Ver, oír y callar

Un equipo de EDH consultó a varios padres de familia que tienen sus hijos estudiando en escuelas del casco urbano de La Unión.

Varios identifican que los estudiantes, desde los 10 años, han sido reclutados por pandillas de su entorno.

"Es una lástima que estudiantes menores ya están metidos en las pandillas, los han obligado y otros que les ha parecido como una oferta el tener control y poder dentro de la escuela", dijo un padre bajo promesa de no revelar su identidad.

Agregó que "les ofrecen dinero producto de las extorsiones; de esa situación muchos padres tenemos conocimiento y también los directores".

Varios padres coinciden en que "todos hemos sido arropados por el temor , por la misma impunidad que hay".

Dos maestros de igual número de escuelas de la ciudad de La Unión, bajo anonimato, indicaron que las pandillas ya infiltraron a varios miembros".

"Incluso se atreven a estar pipiando (fumando marihuana) adentro de las escuelas. Aquí sabemos quiénes están con los pandilleros, pero no podemos hacer mayor cosa porque estamos amenazados", dijo otro padre.

Sin apoyo

El inspector jefe de la delegación policial de La Unión, Hugo Padilla, dice que por parte de los directores o profesores no han tenido mayor aporte de información.

Asegura que ya tienen un plan de trabajo preventivo en donde se incorporan diez escuelas más en un programa educativo policial.

"Se brinda apoyo en la parte educativa y seguridad en las escuelas; recordemos que lo de las pandillas en las escuelas hay hijos, y nietos de pandilleros, ya estamos hablando de una tercera generación de pandilleros y eso implica que no los van a brincar, si no ya vienen con cierta formación desde sus casas", dijo Padilla.

Asegura que no tienen información de una infiltración de pandillas, sino de jóvenes que están en sectores donde hay pandillas.

"Llegan con ciertas conductas pandilleriles a los centros escolares, pero eso no implica que ahí los han brincado (reclutado)", dijo Padilla.

Carlos Reyes, director departamental de Educación, afirma que hay un programa interinstitucional sobre la prevención de la violencia en la escuelas

"El año pasado las cinco escuelas incluidas eran de la zona costera, pero hoy iniciamos con más centros educativos", dijo.

El plan del presente año incluye 25 escuelas, a diferencia del de 2012, que fueron cinco.

En total son 15 centros educativos, unos ubicados en la franja costera de Conchagua, la cabecera departamental y pocos en la zona norte

Las autoridades policiales y de Educación aseguran que el incluir más centros educativos no implica que haya aumentado el número de escuelas en riesgos, sino que tuvieron más disponibilidad de recursos.

Temor en la cabecera

Recientemente, EDH publicó el clima de temor que hay en la cabecera por el accionar de las pandillas y la ola de asesinatos.

Entre el uno de enero y el 12 de febrero, la Policía registraba 21 asesinatos en el departamento, razón más que suficiente para argumentar el miedo de los ciudadanos.

Incluso, vecinos de la colonia Rubio y barrio Las Flores se auto impusieron una especie de ley marcial.

Es decir que desde las 6:00 de la tarde en adelante, los residentes de esas zonas no salen a las calles por miedo a ser asesinados.

La Policía informó que de los 21 asesinatos hasta el 12 de febrero, en 11 las víctimas fueron mareros.

Muchos vecinos lamentan que la PNC diga conocer la situación pero no se haga nada por solucionarla.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.