resumen noticias

Ciudadanos prefieren ser multados a usar pasarelas

Violan la Ordenanza para la Convivencia Ciudadana que está vigente desde 2012

Multas por no utilizar Pasarelas

La Alcaldía de San Salvador está al pendiente de que la población salvadoreña utilice las pasarelas, de lo contrario se impondría una multa que oscila entre los $10 y los $50.

Ver en Media Center >
Nidia Hernández comunidades@eldiariodehoy.com Lunes, 28 de Enero de 2013

La Ordenanza para la Convivencia Ciudadana de San Salvador cumple nueve meses de estar vigente y los capitalinos siguen con la tarea pendiente de cumplirla, sobre todo en el uso de las pasarelas y en no hacer necesidades fisiológicas en la vía pública.

El director del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM), Gilbert Cáceres, hace la evaluación de lo implementado.

"Las faltas más frecuentes tienen que ver con lo cultural. La gente siguen sin utilizar las pasarelas y hemos multado a los que no respetan la calle y realizan sus necesidades en ellas o sobre las aceras", detalló Cáceres.

En el Distrito 1 se ha registrado el mayor número de esquelas. En el barrio Concepción y en la zona del barrio Zurita son más frecuentes las infracciones por orinar y defecar en público.

Datos del CAM arrojan que a la semana se colocan de 50 a 60 esquelas por esa falta.

En la alameda Juan Pablo II, bulevar Los Héroes y bulevar Arturo Castellanos, las multas son por no cruzar las calles sobre la pasarela.

Semanalmente se sancionan entre 30 y 40 personas.

Ambas son faltas leves y se imponen multas de 10 a 50 dólares, según la situación económica del infractor.

Los capitalinos siguen sin atender las regulaciones. "Yo no uso la pasarela porque me duelen las rodillas y la verdad que aunque uno se arriesgue, es más fácil pasar por la calle", dijo Rosa García, quien cruzó corriendo frente al parque Infantil.

Otro aducen que la falta de seguridad en las pasarelas es motivo para no caminar por ellas, a lo que Cáceres destacó que "hemos redoblado la seguridad en las pasarelas y aún así la gente no las ocupa. Así las personas no pueden poner la excusa porque nosotros hacemos nuestra parte".

Las 7:00 a. m. es hora pico para los que viajan a sus trabajos, a dejar a sus hijos o cualquier otra actividad, por lo cual se verificó que una de las pasarelas de la Juan Pablo II, a la altura del parque Infantil, no es usada por la mayoría de los transeúntes.

A las 7:30 a. m. pasaron por el lugar unas 200 personas, de ellas, menos de la mitad usó la estructura y el resto arriesgó su vida cruzando la calle.

Otra de las zonas donde se cometen infracciones es en el bulevar los Héroes en las cercanías de un centro de llamadas (call center).

Eran las 7:45 a. m., los transeúntes eran menos, pero la carga vehicular no había disminuido.

En 15 minutos pasaron unas 30 personas, de ellas sólo 10 usaron la estructura. Las demás recalcaron que llevaban prisa y que por eso preferían correr para llegar al otro lado de la vía.

"Todavía faltan muchas cosas por cambiar. La ordenanza es un reto que poco a poco se está cumpliendo. Nosotros ponemos de nuestra parte", afirmó Cáceres.

Los casos

A finales del año pasado, una vendedora de dulces murió atropellada en la alameda Juan Pablo II.

La mujer quedó tendida en el carril que conduce de oriente a poniente. Su canasto quedó a un lado de ella y el conductor huyó del lugar.

Ese mismo año, un bus de la Ruta 42-A atropelló a otra mujer, en la misma alameda, a la altura del Parque Infantil. La víctima falleció en el accidente.

Aún con los relatos, los transeúntes arriesgan su vida e incumplen la ordenanza.