USAM reconoce la labor del Nuncio Apostólico en el país

bLa universidad otorgó ayer un reconocimiento a Luigi Pezzuto

Monseñor Luigi Pezzuto (izquierda) recibió la distinción Alberto Masferrer. fotos edh / omar carbonero

La Universidad Salvadoreña Alberto Masferrer (USAM) destacó ayer la labor del Nuncio Apostólico en El Salvador, Monseñor Luigi Pezzuto, quien culminará su misión diplomática y religiosa en El Salvador este sábado, luego de siete años y medio de estar en el país.

Ante representantes de misiones diplomáticas acreditadas en el país , estudiantes e invitados especiales, la universidad le otorgó ayer por la mañana la distinción "Alberto Masferrer", en grado de Doctor en Relaciones Internacionales.

Este reconocimiento honra los méritos de aquellas personas que se han destacado en el ámbito nacional e internacional y que contribuyen al desarrollo de instituciones que fomentan la amistad de los pueblos.

Con mucha alegría, monseñor Pezzuto recibió la distinción de manos del rector de la USAM, el doctor César Augusto Calderón.

El representante de la universidad se dirigió al Nuncio para expresar los agradecimientos por su invaluable labor en beneficio de los salvadoreños.

"Con su sabiduría y paciencia nos abrió los brazos de su país para propiciar vínculos de amistad y, por supuesto, esos gestos no pueden ni deben pasar desapercibidos por nuestra alma máter, que está atenta a fijar su mirada en esas personas a efecto de que su partida signifique un aliento de esperanza para continuar en la ruta indiscutible de la fe", expresó el rector.

Calderón espera que, desde donde continúe su labor, el Nuncio pueda recordar con cariño a los salvadoreños.

"Le damos un muchas gracias profundo y significativo", enfatizó.

"Esta sorpresa de mi amigo rector de la Universidad Alberto Masferrer, que ha sido siempre muy amable conmigo (...) Realmente, soy yo quien tiene que agradecer a El Salvador por la capacidad de atraer a la gente, por eso nosotros los embajadores nos abrimos ante ustedes ", declaró Pezzuto.

Durante su discurso se dirigió a los jóvenes salvadoreños para recalcarles la importancia de la práctica de los valores como la lealtad, la honestidad, el sentido del sacrificio y el sentimiento de justicia para que todo lo aprendido en su educación universitaria dé mejores resultados, para que la sociedad salvadoreña sea más productiva.

"Yo veo aquí en todos estos jóvenes el presente y sé que son parte de la sociedad actual de El Salvador, pero veo en ellos el futuro (...), deseo que todos ustedes sean artesanos de paz y, además, deseo que esta universidad fortalezca y continúe la visión de que crear, estructurar seres humanos preparados en todo sentido", puntualizó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.