Videovigilancia reduce delitos en los municipios

En Usulután la policía aseguró que la incidencia delincuencial bajó un 40 por ciento desde que inició el plan en la ciudad

El alcalde del Puerto de La Libertad, Carlos Molina, explica cómo es que se tiene control en varios puntos de la ciudad. En esa zona, la comuna pretende ampliar el sistema. Foto edh / Mario Amaya

Poco a poco diversos municipios van teniendo resultados en la reducción de delitos como hurto y robo, después de instalar cámaras de videovigilancia en puntos estratégicos, principalmente en el centro de cada ciudad, parques y plazas.

En Usulután, por ejemplo, desde que fue instalado el sistema, la Policía Nacional Civil da detalla que delitos como hurto y robo han tenido una sensible reducción y hablan de un 40%.

En el Puerto de La Libertad también la corporación policial ha tenido resultados con la instalación de las cámaras. Hace unos días, la policía capturó a un sujeto que era reclamado por los tribunales, acusado delito de tenencia y portación de droga.

También el mecanismo de videovigilancia les permite un mejor control de tráfico cuando este se congestiona en el centro de la ciudad.

Otros municipios que han avanzado con la instalación de estos aparatos son San Salvador, San Miguel, Santa Tecla, Sonsonate y San Julián, municipio que pertenece a este último departamento.

Sin embargo, hay municipios que aún están en deuda con sus ciudadanos respecto a este tipo de proyectos, y uno de ellos es Santa Ana (ver recuadro).

En el oriente del país, Francisco Meardi, alcalde usuluteco, indicó que "el sistema de videovigilancia ha sido excelente. Nos ha permitido disuadir muchos delitos que antes ocurrían en la zona.".

Agregó que muestra de la efectividad del plan es que durante las fiestas patronales de noviembre pasado nadie fue víctima de hurtos o robos, como sucedió en los años anteriores.

La zona que es vigilada es el parque Raúl Francisco Munguía, se extiende en sus alrededores y zonas aledañas que son parte del centro comercial de la cabecera.

El jefe de la delegación policial de Usulután, Jesús Molina, aseguró que "el sistema de videovigilancia ha servicio para la prevención de delitos y nos ha permitido realizar algunas capturas tras la identificación de los delincuentes".

Asegura que no han llevado un registro particular de las capturas realizadas en la zona.

"La gente sabe que ahí hay cámaras de video y se abstiene de hacer cosas indebidas", agregó Molina.

Varios empresarios reconocen la afectividad del plan de videovigilancia y algunos como Eduardo Jovel son de la idea que ese plan debe extenderse al resto de la ciudad por sus buenos resultados.

"Hay más seguridad en el parque. Esta idea debería extenderse", indicó.

Por tal razón, la alcaldía de Usulután planea la colocación de 50 cámaras más en la zona comercial.

La idea, según Meardi, es mantener bajo control y libre de hurtos y robos la zona de los mercados de la ciudad.

"Debido a la aglomeración de personas en los mercados es fácil que los delincuentes encuentren víctimas para el robo o hurto de objetos de valor, por eso sería importante colocar cámaras en esos lugares", explicó el edil.

Puerto de La Libertad ampliará vigilancia

Esta ciudad ha iniciado con la colocación de 16 cámaras de videovigilancia y hasta el momento ha invertido 35 mil dólares.

El alcalde de este municipio, Carlos Molina, dice que algunas de las zonas que están siendo monitoreadas por el puesto policial son el centro de la ciudad y la zona turística como el malecón.

Una de las ventajas de este centro de monitoreo es que se encuentra en la sede de la policía y esto facilita que las patrullas lleguen de inmediato en caso de que se cometa un delito.

El jefe de ese puesto, Víctor Manuel Herrera, explicó que si la gente que habita en la ciudad o los mismo turistas conocieran que se encuentran siendo vigilados, "la seguridad mejoraría".

Recordó que cuando detuvieron al sujeto que era reclamado por los tribunales por posesión de droga, este se encontraba ubicado en un punto y notaron que hablaba por teléfono y se movía de forma sospechosa.

"Yo lo estuve viendo todo el tiempo por el monitor de la cámara, mandé un patrulla y al verificar el nombre nos dimos cuenta de que era reclamado por drogas", dijo.

Otro de los aspectos que resalta Herrera es que los radiopatrullas están dotados con sistema GPS (sistema de posicionamiento global) y también saben cómo se mueven los vehículos.

"No me pueden decir que estuvieron en algún lado que no es porque aquí los estoy viendo", explicó.

El alcalde Molina ahora pretende ampliar el sistema de vigilancia a playas como San Diego, El Majahual y otras.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.