resumen noticias

Una misión sorpresa que saca sonrisas

Este nuevo año los organizadores quieren seguir con el proyecto, tienen la ilusión de que se haga más grande y que se vuelva un proyecto más constante.

Eugenia Valdes Columnista de Mediolleno.com.sv Lunes, 21 de Enero de 2013

El sábado 15 de diciembre de 2012, un grupo de aproximadamente 52 jóvenes voluntarios comprometidos con el prójimo y con su país unieron fuerzas con la Fundación Empresa y Desarrollo, para acompañar y celebrarle la Navidad a mil 400 niños y sus padres en la zona de Metapán, llevando así a cabo el evento "Misión Sorpresa".

Todo empezó con las ganas de ayudar. Luego de haber organizado, para la Navidad de 2011, la celebración de las fiestas con los niños de un orfanato, llevando regalos y alegría a un grupo de aproximadamente 70 niños, la Navidad del año recién pasado no podía quedarse atrás. Teniendo el respaldo y apoyo de la Fundación Empresa y Desarrollo, una organización apolítica y sin fines de lucro que se dedica a desarrollar proyectos productivo en el sector rural para sacar de la pobreza a mucha gente, empoderando a las personas para que ellos mismos sean los protagonistas de su desarrollo; se le quiso dar el regalo de la Navidad a los beneficiarios de dicha fundación.

La fundación tiene diferentes enfoques y acciones en los temas de desarrollo de empresas asociativas y educación empresarial, cultivo y comercialización de granos básicos, cultivo de tempate para biocombustible, agroindustria para la producción de biocombustibles y desarrollo integral de las personas en temas de salud, educación, vivienda digna y valores. Fue precisamente bajo la aplicación de este último tema en donde se decidió realizar el evento "Misión Sorpresa".

La fundación fue el pilar para que muchas empresas, entre ellas Vanilla Spoon, Industrias La Constancia, Skycom y muchas otras, se sumaran al esfuerzo por medio de donaciones. Llevó a cabo la logística y el contacto con las personas en Metapán, pero fueron los jóvenes encargados del evento quienes dedicaron su tiempo y esfuerzo para organizar las actividades, conseguir lo necesario (comida y juguetes) entre amigos y familiares, y animar a muchos otros a que fueran parte de ese día.

¿Por qué "Misión Sorpresa"? "Porque para nosotros fue una sorpresa también", nos comenta Gerardo Jiménez, uno de los jóvenes que organizó el evento. "Se tenía el plan de poder compartir con 60 a 70 niños y terminaron siendo mil 400 beneficiados". El día del evento los voluntarios trabajaron en equipo durante toda la jornada, saliendo de San Salvador a las 8:00 de la mañana y regresando a las 5:00 de la tarde, lograron compartir con los niños y las familias que los recibieron con un enorme cariño.

"Dios fue poniendo las cosas en nuestro camino", comentó Yafeth Saade, quien también estuvo presente en toda la organización del evento. Todo se organizó en tres semanas, y gracias al trabajo y dedicación de todos los participantes, se logró conseguir todo lo que se necesitaba y hasta más; teniendo la posibilidad de donar 150 juguetes a otra institución luego de haber realizado el evento. Arrocera San Francisco ayudó, haciendo posible que se entregaran granos de canasta básica a las familias participantes.

Este nuevo año los organizadores quieren seguir con el proyecto, tienen la ilusión que se haga más grande y que se vuelva un proyecto más constante.

La iniciativa de los últimos años ha surgido dependiendo de la necesidad que se detecta; esta última actividad permitió no sólo entregar cosas materiales, sino también entregar el tiempo de los voluntarios que participaron, compartir un día con los beneficiarios del programa y brindar atención y amistad a aquellos que lo necesitan.

"En este país hay mucha necesidad y nosotros, como jóvenes, debemos ayudar", añadió Gerardo Jiménez.