Estudiantes reciben clases entre láminas y sin los servicios básicos

La escuela tiene 11 años de estar operando en precarias condiciones para los educandos El centro de estudios podría ser remodelado este año. Los padres esperan que se concrete

Fachada de la escuela de la Lotificación Las Delicias. Los 160 alumnos inscritos reciben sus clases bajo esas láminas soportando las inclemencias del tiempo en oriente. fotos edh / lucinda quintanilla

SAN MIGUEL. Estudiar en la escuela de la Lotificación Las Delicias, en el municipio de San Miguel, fue en 2012 y será en el presente año muy sacrificado para los 160 estudiantes que forman la matrícula estudiantil.

Igual sacrificio será para los tres maestros que asisten los cursos de parvularia a sexto grado en doble jornada.

Ellos, junto a sus educandos, soportan el sofocante calor en horas del mediodía o, en su defecto, mojarse en el invierno durante cada tormenta, debido a que la escuela fue "edificada" a base de láminas.

La escuela fue fundada hace 11 años y desde entonces funciona en una galera que alberga tres salones de clases, si es que se les puede llamar así.

En esas tres aulas los maestros se las han ingeniado para educar a sus 160 alumnos, al punto que para dar cobertura a todos los cursos y debido al reducido espacio, deben unir a los alumnos de dos diferentes grados para sacar adelante el programa educativo.

Los alumnos llegan desde las comunidades Las Pampas y Las Delicias, más otras zonas cercanas.

Al problema de las aulas se une la falta de servicios básicos como agua potable, energía eléctrica y servicios sanitarios.

Cruz Blanco, director de la escuela, explicó que "tenemos tres aulas donde fusionamos varios grados para atender a los estudiantes, las aulas son pequeñas a base de láminas y es difícil porque el calor en algunas horas es insoportable".

Confirma que cuando llueve no pueden dar clases por que el agua se introduce a las aulas.

Blanco aseguró que "ahora estamos en mejores condiciones que cuando comenzamos porque contamos con un techo", recordó.

El director agregó que la situación es tan difícil que cada vez que llovía en el invierno pasado, los muebles, los libros y los materiales didácticos se les dañaban.

"El siguiente día debíamos sacar los montones de agua que se acumulaban dentro y al rededor de la escuela, no tenemos ni muro que nos proteja y los niños son los que más sufrían", indicó.

En la escuela trabajan tres maestros que son los encargados de atender a los 160 estudiantes. En cada aula reciben a más de 53 alumnos.

Los padres de familia y sus hijos conocen y sufren de la precaria situación en la que está la escuela, pero no tienen más opción porque la institución más cercana está a cuatro kilómetros de las comunidades donde residen.

Las dificultades económicas de estas familias no les permiten enviar a los niños a otras escuelas.

Raquel Rodríguez, una de las madres, aseguró que "es necesario que mejoren la escuela porque los niños sufren en el verano con el calor, y en el invierno con que se mojan, además no tienen ni agua, ni luz, es indignante".

Agregó que los niños al tener un mejor ambiente podrían mejorar su aprendizaje, y creen que inclusive podría crecer la matrícula.

"Con una escuela bonita vendrían más niños, los niños estarían más motivados para aprender, creo que todo sería mejor, ojalá hagan algo pronto por los niños de esta escuela que han estado olvidados", lamentó la madre.

Tanto los padres como los maestros están esperanzados en que el Ministerio de Educación les responda pronto porque ellos han gestionado la construcción de la escuela desde hace años.

Ahora ya cuentan con el comodato del terreno que les fue otorgado por 40 años por la alcaldía de San Miguel.

Tienen la promesa del Ministerio de Educación que en enero les construirán un nuevo edificio para darles condiciones mínimas a los educandos de ese sector.

El director indicó que la inversión en la construcción será de unos 100 mil dólares y que podrían comenzar las labores este año.

Mario Somoza, director departamental de educación de San Miguel, reiteró que ya han aprobado el proyecto para la construcción de esa escuela y pidió paciencia a los docentes y padres de familia.