Vendedores protestan en Sonsonate

Se retiraron de alcaldía al no ser atendidos por edil

Los comerciantes se instalaron frente a la alcaldía que fue custodiada por policías y miembros del CAM. Sólo hubo insultos. Foto EDH / Cristian DíazVendedores argumentaron que era demasiado el cobro de municipalidad. Foto EDH/ cristian diazUsuarios de alcaldía fueron registrados por miembros del CAM antes de ingresar a las instalaciones. Foto EDH/ cristian diaz

SONSONATE. Cerca de 150 vendedores ambulantes (carretilleros) marcharon por unas seis cuadras, desde el Centro Escolar República de Haití hasta llegar a la alcaldía para protestar, ya que consideran que las autoridades les cobrarán una tarifa elevada por comercializar sus productos en la Mega Plaza.

Esta será inaugurada el próximo martes y abierta al público el sábado 12 de enero.

A partir de la inauguración los comerciantes tendrán hasta el 10 para desmontar voluntariamente sus infraestructuras que por años han estado en las calles y trasladarse a las nuevas instalaciones.

Esto con la finalidad de evitar comercio en las calles. Igual suerte correrán los vendedores ambulantes, que de acuerdo al edil ya tienen una área específica donde serán instalados.

Ayer los inconformes dijeron que la protesta era porque la alcaldía les cobrará $2.50 diarios, lo que representaba un fuerte golpe para sus economías porque las ventas no son las mejores actualmente.

Uno de los vendedores, Óscar Lipe, expresó que cuentan con familias muy numerosas y que ese pago les afectará porque en el mes tendrían que cancelar $75.

"No nos alcanza para pagar. Lo que pedimos que el alcalde nos oiga para que nos rebaje el cobro", dijo Lipe.

Agregó que un dólar sería una tarifa justa.

La reducción en el pago no fue la única petición que realizaron los vendedores.

Solicitaron que los dejen vender sus productos al menos hasta después de que finalicen las fiestas patronales de Sonsonate, en febrero.

La presencia de los comerciantes generó que las instalaciones de la alcaldía fuera fuertemente custodiada por miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM).

Al menos 100 policías y 50 del CAM se instalaron en la fachada y alrededores de la comuna para evitar que las personas se tomaran el lugar.

Los que ingresaban eran registradas para verificar lo que llevaban en sus carteras y bolsones.

Los protestantes estuvieron por casi dos horas y media frente a la municipalidad.

Al no ser atendidos por ningún representan de la comuna optaron por retirarse con la amenaza de que demandarán al alcalde, Roberto Aquino, por considerar que está violentando sus derechos como personas.

El edil expresó sobre los cobros que se "han tergiversado", ya que los negocios que tienen 4.18 metros cuadrados deberán cancelar $2, mientras que los de 5.71 metros, $2.75.

"Lo que ha ocurrido es que algunos puestos han pedido que se les cierre (instale maya y cortina metálica) que cuestan $0.75 adicional que pagarán durante dos años. Terminado ese plazo quedarán pagando la tarifa normal", explicó Aquino.

Aseguró que los carretilleros serán instalados en el área de verduras y que sólo cancelarán $0.25 diarios y no la tarifa que ellos manifiestan.

Aquino dijo que tienen 280 sitios donde podrán ser instalados en la Mega Plaza y para ello solicitó a los mismos vendedores que realicen un censo para evitar que otras personas que no venden en la ciudad se aprovechen de la situación. Pero ayer los mismos vendedores no tenían una cifra exacta de cuántos son en el sector.