Incumple educación especial para Sesori

Viceministro Samour ofreció esfuerzos que no se materializaron en 2012

Las notas de los hermanos Villalta hacen vibrar el corazón de quienes los escuchan. Foto edh / Francisco Torres

SAN MIGUEL. El 31 de agosto de este año, del escritorio del viceministro de Educación, Héctor Jesús Samour, salió una carta en la que adquiría el compromiso de realizar acciones para evaluar la factibilidad de crear aulas inclusivas para atender a niños con discapacidades visuales y síndrome de Down del municipio de Sesori, al norte de San Miguel.

Pero tras el compromiso ante la junta directiva de la Asamblea Legislativa nunca se realizó ningún esfuerzo concreto.

El año lectivo 2013 está por empezar y estos niños siguen sin acceso a la educación.

En Sesori hay 15 niños ciegos y 16 con síndrome Down u otro tipo de retardo, y a pesar de la urgencia que tienen de educación, las promesas no se cumplieron una vez más.

Según consta en el documento, al que tuvo acceso El Diario de Hoy, Samour señala que el caso de Sesori "ha sido analizado por el Departamento de Educación Inclusiva del Mined y la propuesta de atender a los niños con discapacidad visual requiere del desarrollo de varias actividades en el presente año". Se refiere a 2012, del que apenas quedan pocos días.

En el documento se compromete con identificar si el total de niños pertenece a la misma comunidad, lo que según la carta, es insumo decisivo para evaluar si ponen uno o dos centros educativos que brinden servicios especiales de educación a estos niños.

Dentro de las acciones que el Mined debió hacer está pedir a un centro de rehabilitación de ciegos que evalúe a los niños para cualificar qué respuesta pedagógica darán, según consta en el escrito.

También habla de sensibilización y promoción del tema con la comunidad educativa formada por padres de familia, docentes y alumnos, además de darles capacitaciones y asistencia técnica.

Sin embargo, nada de eso se ha realizado en el municipio donde diputados, alcalde y padres de familia urgen de una solución a la falta de atención a los niños que requieren de educación especial.

Repuesta a medias

Mario Somoza, director departamental de Educación, tiene una solución al problema, pero carece de recursos y argumentos legales.

El Mined tiene a una docente que por un accidente quedó ciega y aprendió el método de lectura Braille y que fácilmente puede compartir sus conocimientos con los niños ciegos.

Sin embargo, por la burocracia del Mined, ella sigue asignada a la escuela García Prieto, del cantón El Volcán, donde atiende a estudiantes comunes.

Somoza dice que lo más viable es trasladar a esta docente hacia la escuela especial de San Miguel, pero es algo que no puede hacer sin antes contar con un presupuesto para crear una aula especial para niños ciegos.

La idea de Somoza es que una vez habilitada esta aula pediría la ayuda del alcalde de Sesori, René Portillo, para que les brinde transporte a estos niños y los trasladen a estudiar a San Miguel.

A Portillo no le parece que sea la decisión más correcta, sobre todo porque los niños con discapacidades están diseminados por todo el municipio, que tiene 203 kilómetros cuadrados.

"Yo estoy en plena disposición de ayudar a estos niños en lo que sea necesario, pero esa no me parece una solución atinada", destacó.

El edil es de la idea de que la solución más viales es la que planteó el diputado Edgar Escolán Batarsé, de crear una escuela de educación especial en Sesori.

Al diputado tampoco le parece la solución que plantea Somoza porque "sometería a los infantes a un gran estrés".

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.