Los hermanos lejanos comienzan a llegar a casa

Cada salvadoreño proveniente de EE.UU. es recibido por grupos de familiares y amigos

Decenas de salvador eños esperan a sus familiares en la terminal aérea. Fotos EDH / MARIO AMAYA

El Aeropuerto Internacional en Comalapa diariamente se ve abarrotado, no solo por los compatriotas que llegan para pasar las festividades navideñas con sus seres queridos, sino que por familiares y amigos quienes llegan a darle la bienvenida.

Las horas de mayor arribo durante la semana son a partir de las 2:00 de la tarde. A excepción de los sábados que durante todo el día el aeropuerto se encuentra lleno.

El viernes, los llantos de felicidad, las sonrisas y los abrazos se perdían entre la aglomeración de todos los compatriotas que llegaron al suelo patrio.

"Venimos a la 1:00 de la tarde, venimos recibir a mi hermana que viene de Los Ángeles", dijo Blanca Berríos, quien reside en San Miguel.

Esta mujer llegó con sus tres hijos, y aseguró que la alegría por volver a ver a su hermana es inmensa porque ya tenía seis años de no visitarles.

Como ella, decenas de personas se empinaban para ver el rostro de sus seres queridos y amigos a la salida del aeropuerto.

Carlos Guerrero también llegó junto a su hermana y dos primos a recibir a su madre. Ellos venían de Santa Ana.

"Mi mamá se fue a trabajar cuando nosotros estábamos pequeños", recordó el joven que ahora tiene 19 años.

Agregó que su progenitora tiene 12 años de residir en Los Ángeles, tiempo en el que solo se comunicaron por teléfono con ella.

"Para nosotros es una gran felicidad porque desde hace tiempo no vemos a mi mamá", recordó Guerrero.

Mientras la impaciencia se apodera de los que han llegado a la terminal aérea, los familiares comienzan a salir.

De inmediato se ve manos levantadas y personas empinándose para llamar a los que acaban de salir.

A Jorge Iglesias ya lo esperaban tres de sus hijos y varios sobrinos. A diferencia de otros hermanos lejanos que se reencuentran con sus familiares ocho o más años después, don Jorge dice que el viene cada dos años.

"Vengo desde Washington y lo hago bastante seguido porque ya soy ciudadano. Siempre ahorro para estar en estas fechas especiales con mi familia", dijo muy feliz.

Agregó que su familia vive en el municipio de San Marcos; pero estos días también los va a aprovechar para visitar a otros familiares que residen en Chalatenango.

La mayoría de salvadoreños que han vuelto a ver a sus familiares para pasar las festividades navideñas y de fin de año dicen que se marcharán los primeros días de 2013.

Aunque sienten que el tiempo en que estarán disfrutando de sus seres queridos es poco, indican que el esfuerzo por venir, o tratar de venir cada vez que pueden, es grande.

Mientras tanto, la pantalla que anuncia los vuelos de llegada, tienen hasta cinco arribos seguidos desde Estados Unidos.