resumen noticias

Es sencillo cultivar guayaba taiwanesa

b Un sistema de poda minucioso asegura una buena formación y cosechas en poco tiempo

Mariano Villatoro comunidades@eldiariodehoy.com Lunes, 10 de Diciembre de 2012

La guayaba taiwanesa es un cultivar de los más bondadosos, recomendado para sembrar desde la costa hasta los 1700 msnm. Puede ser en un pequeño espacio del jardín, o en forma de cultivares de grandes extensiones.

Se propaga por injerto y el patrón que se usa es guayabo tradicional o nativo, el cual se adapta hasta a terrenos marginales y a todas las variaciones climáticas en El Salvador.

Puede ser utilizada para consumo fresco, con facilidades de procesamiento para la producción de saborizantes, bebidas y repostería.

La guayaba taiwanesa es una variedad creada en Asia, en donde es muy difundido y aprovechado su cultivo.

Los frutos son redondos, un poco achatado en los polos, color externo verde claro y un peso promedio de 1.5 libras.

Presenta mesocarpio grueso de aproximadamente 2.5 cm de color crema, sabor dulce y textura crujiente, antes de su completa madurez, que es el momento ideal de corte.

La siembra se recomienda a 4 x 4 metros, una densidad de 437 plantas por manzana.

Las dimensiones de los hoyos de siembra son de 40 cm x 40 cm, y si la tierra es muy arcillosa, se recomienda mezclarle hasta un 50 % de tierra preparada o tierra negra.

El objetivo de la poda es formar una planta con una arquitectura definida: el centro libre de ramas para una buena circulación del aire y penetración de la luz. Cuando la planta alcanza una altura de 0.40-0.50 m se elimina la parte apical, posteriormente de cada nudo surgirán 2 brotes, de estos se seleccionan cuatro, deben estar distribuidos uniformemente. Cuando estos brotes se transformas en ramas y tengan una longitud de 4 cm se eliminan los 10 cm de la punta y luego se seleccionan dos brotes y así se sigue hasta completar 5 podas con lo que 64 ramas listas para producir fruto.