resumen noticias

Dejan de usar cantareras por cobro excesivo de la Anda

b Es en comunidades donde estuvo abandonado por años un cargamento de toxafeno, pesticida muy peligroso

Francisco Torres comunidades@eldiariodehoy.com Jueves, 11 de Octubre de 2012

SAN MIGUEL. Roberto Vega, un habitante de la comunidad Las Brisas, ha decidido no volver a tomar agua de la que la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) les sirve a través de cantareras.

Su decisión pasaría inadvertida de no ser por el hecho de que habita a menos de 30 metros del lugar en el que un cargamento de pesticida peligroso llamado toxafeno estuvo abandonado por décadas y contaminó los mantos acuíferos del lugar.

Como Vega, María Alvarenga ha destapado el viejo pozo artesanal para extraer agua para los quehaceres del hogar y en ocasiones "hasta para beber", dice la mujer.

El malestar de los vecinos es por lo que califican como cobros altísimos que les pretende realizar la Anda, que en algunos casos superan los dos mil dólares por cantarera, y son seis.

No sólo estos dos pobladores están pensando en no usar el agua de la AndaA, porque nadie quiere pagar esos recibos tan altos, porque no fue esa la negociación que vecinos hicieron con representantes de la autónoma.

Todo surgió cuando la Anda introdujo el servicio de agua potable en las comunidades Las Brisas uno, dos y tres, y en un sector conocido como La Línea.

En las comunidades, los ministerios de Medio Ambiente y Salud hicieron pruebas al agua que usaban los lugareños y detectaron que algunos pozos estaban contaminados con el pesticida.

Entonces el gobierno decidió darles el servicio de manera gratuita, pero solo durante un año, a cambio de que los lugareños ya no volvieran a usar los pozos artesanales y los cerraran cuando Anda les puso las cantareras. Pero hoy que les llega el primer recibo, los cobros son muy altos.

Es un error

Ana Lucía González es la líder de la comunidad que administra la cantarera de la que se sirven agua Vega y Alvarenga y detalla que el recibo de agua que les llegó era por 2,674 dólares.

Esa tarifa tendría que ser cubierta por las 16 familias que se sirven de esa cantarera. Es decir, cada familia tendría que aportar 162 dólares mensuales para honrar el pago, pero quienes viven ahí son de pocos recursos económicos y no están dispuestos a pagar porque no tienen cómo.

González cree que se trata de un error y piden a las autoridades aclararlo.

Fuentes de la unidad de comunicaciones de la Anda aseguraron que han recibido el reclamo de los vecinos y que el caso lo están conociendo la subgerencia y la gerencia de operaciones comerciales.

La fuente dice que el estudio del caso podría tardar hasta una semana y que en caso de que los vecinos ya hayan pagado los recibos se les exonerará del pago de los próximos meses, pero si aún no han pagado no tendrán que hacerlo.

No obstante, aún falta saber si la resolución beneficia a los lugareños y mientras la Anda brinda solución al caso, algunos vecinos han vuelto al uso del agua de los pozos artesanales, que en algunos casos están contaminados.

Inicialmente la autónoma se comprometió a que le cobraría 10 centavos por cada metro cúbico a estas comunidades y el contador de esta cantarera en específico solo mide 1,400 metros cúbicos consumidos, por lo que solo deberían pagar 140 dólares, lo que implica menos de 10 dólares por familia.

En el Ministerio de Salud mostraron preocupación porque los vecinos empiecen a usar de nueva cuenta el agua que está envenenada.

Eso no es todo. Lugareños han empezado a sembrar maíz en los terrenos donde estuvo el veneno por casi 25 años.

Respecto a esto, el doctor Roberto Cruz, coordinador de los Sistemas Básicos de Salud Integral (Sibasi) de la zona oriental, dice que los vecinos no deberían de usar esas tierras ni esas aguas.

"Antes de empezar su uso se debieron haber tomado muestras nuevamente para determinar si aún hay contaminación, de lo contrario puede ser peligroso para ellos hacer uso de esto", dijo.

Se trató de obtener versiones del Ministerio de Medio Ambiente, pero en la unidad de comunicaciones no brindaron informes.

Técnicos de Medio Ambiente ha hecho varias pruebas, tras el retiro del toxafeno, pero los lugareños desconocen los resultados porque el MARN se los reserva. A ellos les gustaría saber si el toxafeno todavía es una amenaza.