resumen noticias

Política ambiental llega con tres años de retraso

Catorce años después de aprobada la Ley de Medio Ambiente, el país cuenta con la política nacional que debe guiar al Estado y a las alcaldías para conservar y recuperar los recursos naturales. ¿Será suficiente?

Texto: Lilian Martínez / Fotos: Douglas Urquilla Martes, 5 de Junio de 2012

A tres años de gobierno, y tras un año de "consulta pública", hoy será presentada de forma oficial la Política Nacional de Medio Ambiente. Una política cuyos principios están estipulados en el artículo 2 de la Ley de Medio Ambiente vigente desde junio de 1998.

De acuerdo con Juan Marco Álvarez, experto salvadoreño en sostenibilidad, basado en Ginebra, Suiza: "Si bien es cierto, actualizar la Política Nacional del Medio Ambiente es importante, llama la atención que la hayan renovado avanzado estos tres años de Gobierno, cuando por lógica debería haberse hecho al inicio de la actual gestión gubernamental, para impulsar las estrategias de país idóneas y desarrollar planes de trabajo prioritarios, con una visión y plazo adecuados: al menos cinco años".

Las autoridades han enfatizado que la nueva política busca "sumar más actores". No obstante, algunos ambientalistas consultados consideran que esto no ha sido el fuerte dentro de las actuales políticas internas del MARN. Un ejemplo de esto es el rechazo de varias ONG a un proyecto de mitigación y adaptación al cambio climático recién presentado por el MARN al Banco Mundial (Fondo Cooperativo de Carbono para los Bosques).

Mediante una carta enviada al Banco Mundial, las ONG han aducido que dicho proyecto no tiene "bases sólidas", que "está lleno de inconsistencias" y, ante todo, "que se basó en un proceso inconsulto". La carta de rechazo y el proyecto pueden verse en el sitio web del Banco en http://www.forestcarbonpartnership.org/fcp/Node/169.

Ante ello, Álvarez considera: "Es un hecho que la gestión del MARN deja mucho que desear en cuanto a liderazgo en materia ambiental y de sostenibilidad, y no creo que una Política de Medio Ambiente venga a hacer la diferencia por el país en los últimos dos años que le quedan al actual Gobierno".

Rechazo a una solución cosmética

Ángel Ibarra, de la UNES, también es crítico con la gestión del MARN: "La política ambiental de El Salvador no puede seguir siendo cosmética, ni siquiera puede ser la agenda verde de este modelo neoliberal que tenemos".

Además considera que se "requiere una visión alternativa de país basada en la sustentabilidad" para aprobar e impulsar políticas públicas que lleven a solucionar los problemas ambientales de El Salvador.

Estos, según él, son abordar la crisis del agua, la gestión del territorio y biodiversidad, erradicar las causas de la vulnerabilidad socioambiental frente a desastres, enfrentar los impactos del cambio climático, gestionar sustentablemente las ciudades y superar la dependencia energética de los combustibles pasando a hacer uso de la energía solar.

"Esperábamos que en el proceso de aprobación de la política ambiental, el presidente Funes haya tomado conciencia de la grave crisis socioambiental que padecemos y haya estudiado bien sus causas", agregó Ibarra.

Finalmente indicó que la aprobación de la política "aunque es un paso adelante se queda corta". Ibarra, igual de Álvarez, considera que el MARN debería ser un ministerio fuerte y con liderazgo. Lo cual es bastante difícil, siendo uno de los ministerios con menos presupuesto a su disposición.

Enriqueta Ramírez, directora de Vivazul, espera que la política sea clara en cuanto a las acciones a tomar en la costa: "Con una política que ordene, regule y facilite efectivamente los procesos para identificar e implementar alternativas económicas puede avanzarse en temas como el manejo comunitario sustentable de recursos, que disminuya la vulnerabilidad de estas comunidades", detalló.

Rodrigo Samayoa Valiente, de Industrias Verdes, apunta: "La política debería contener los lineamientos del Estado salvadoreño en materia de medio ambiente", los cuales tendrían que ser aplicados por las dependencias del gobierno central y por las municipalidades.

¿Llega a tiempo la política nacional?, ¿será efectiva?, ¿habrá recursos para aplicarla? En un país donde el medio ambiente nunca ha sido prioridad esas son las incógnitas.