Un despegue económico de Estados Unidos mejoraría la producción

La calificadora Fitch considera que la eventual firma y ejecución de un segundo Fomilenio, que se desarrollaría en la franja costera del litoral Pacífico salvadoreño, sería otro amortiguador para el crecimiento

El creciente endeudamiento seguirá creando presiones fiscales al Gobierno. Foto EDH

Las esperanzas de que la primera economía del mundo despegue en los próximos dos años para inyectar dinamismo a la débil región centroamericana y, en especial a El Salvador, país que sustenta sus esperanza en la buena racha del principal socio comercial que representa Estados Unidos es una de las variables que considera la calificadora de riesgo Fitch.

En un comunicado difundido este martes ante el anuncio del Tribunal Supremo Electoral de dar el triunfo al oficialista Salvador Sánchez Cerén, del FMLN, la calificadora de riesgo apunta que la buena estrella de Estados Unidos podría beneficiar al país de manera directa.

"El crecimiento (en El Salvador) podría beneficiarse en los próximos dos años a partir de la mayor actividad económica en los Estados Unidos, un socio comercial principal y creador de las remesas de los trabajadores migrantes", apunta la calificadora.

No obstante, el promedio de transferencias de efectivo de la fuerza laboral de más de dos millones de salvadoreños en Estados Unidos, ha mantenido un sostenido crecimiento en los últimos años a excepción del periodo crítico de la recesión económica en esa nación entre 2007 - 2009. En 2013 los registros del Banco Central de Reserva de El Salvador, BCR, indican que el país recibió 3 mil 969 millones de dólares en remesas, superando la cifra de año 2012 cuando el país se benefició con 3 mil 910 millones de dólares que se inyectaron a la economía salvadoreña.

También la calificadora Fitch considera que la eventual firma y ejecución de un segundo compacto ya aprobado por la Corporación Retos del Milenio, MCC, para el Fomilenio II, que se desarrollaría en la franja costera del litoral Pacífico salvadoreño sería otro amortiguador más que apuntalaría el crecimiento.

La MCC ha afirmado que para llegar a la firma de dicho convenio, El Salvador aún debe demostrar que está trabajando en superar los indicadores negativos como el bajo crecimiento económico y generar el marco legal pertinente para tener seguridad jurídica, combate a la corrupción y al lavado de dinero, entre otros.

Fitch considera que el impulso del proyecto de Asocio para el Crecimiento, apadrinado por Estados Unidos, que aseguraría el segundo compacto de Fomilenio, más la inversión privada que se genere con el plan de asocios público privados podría cambiar las perspectivas económicas del país en el mediano plazo.