resumen noticias

Cobro en aduanas paraliza fronteras de El Salvador

Transportistas paralizarán paso de mercaderías si no eliminan cobro de $18

Karen Molina negocios@eldiariodehoy.com Martes, 7 de Enero de 2014

A los atascos por deficiente servicio en las aduanas ayer se sumó la molestia de los transportistas de carga de El Salvador y de toda Centroamérica por el cobro de $18 que la Dirección General de Aduanas está cobrando desde el lunes pasado en siete pasos fronterizos y que son exigidos para hacer una revisión de la mercadería a través de un escáner de rayos X.

La molestia es tal que los transportistas han amenazado con cerrar desde hoy las fronteras de El Poy y El Amatillo anexas a Honduras y La Hachadura y San Cristóbal, con Guatemala.

Debido a que el nuevo sistema electrónico de Aduanas no ha funcionado con normalidad desde el primer día de su implementación, los exportadores e importadores no han podido hacer los pagos respectivos y Aduanas ha cobrado directamente el impuesto a los transportistas, que han tenido que poner dinero de sus bolsillos.

La disposición ha provocado que muchos camiones con mercancías estén detenidos en las fronteras desde el lunes y por consiguiente, el comercio se ha visto afectado.

"Son escasos los camiones que han logrado pasar", dijo Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (ASTIC). "Nos está tocando pagar en el lugar", agregó Nelson Vanegas, presidente de la Asociación Salvadoreña de Empresarios del Transporte de Carga (Asetca).

Los transportistas aseguran que El Salvador es el único país de la región que ha decidido hacer este cobro, incluso a aquellos camiones que pasen por las fronteras del país como una vía de tránsito.

Los representantes del sector en Honduras y Guatemala también se oponen a pagar el impuesto y amenazaron con cerrar las fronteras si las autoridades salvadoreñas deciden continuar con el cobro.

"Ese tipo de controles es para beneficio de los ingresos del gobierno salvadoreño y no del transportista", dijo el presidente de la gremial de transporte de carga de Guatemala, Julio Juárez, al periódico Prensa Libre.

"No se puede seguir perdiendo dinero, tanto en el transporte de carga como el de pasajeros", dijo por su parte Benjamín Castro, representante del sector transporte de carga en Honduras.

Héctor Fajardo, directivo de la Federación Centroamericana de Cámaras de Transportistas de Guatemala defendió que el Reglamento del Código Aduanero Uniforme Centroamericano establece que en los casos que se llevan mercancías en tránsito internacional no deberían darse reconocimientos de otros pagos que simulan impuestos.

Los representantes salvadoreños coincidieron que ningún otro país de la región cobra por este servicio, incluso aquellos que sí lo prestan.

"Toda la mercadería que llega a México pasa por rayos X y no cobran nada por eso", dijo Alfaro. "No nos oponemos a la revisión de la mercadería, pero es punto de honor que pospongan ese cobro o lo eliminen porque de lo contrario, paramos la frontera, afirmó.

Para Vanegas, si este problema continúa, el cobro podría dar pie a acciones de corrupción con tal de pasar la mercadería.

Alfaro y Vanegas confirmaron que los representantes de las gremiales de Centroamérica llegarán hoy al país para sostener una reunión entre ellos y luego reunirse con la directora de la Dirección General de Aduanas, Deisy Reynosa y con el viceministro de Hacienda, Mauricio Guardado.

La primera gremial en mostrar su preocupación por el nuevo cobro fue la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) que, a pesar de haber discutido el problema con el Ministerio de Hacienda y Aduanas, cedió a pagar el impuesto con tal de que se agilicen los tiempos en los puestos fronterizos.

Sin embargo, la gerente de la Unidad de Inteligencia de esta asociación, Doris de Rivera, dijo que siempre recalcaron que el servicio no debía cobrársele a los empresarios.

"Lamentamos que este servicio no haya salido del presupuesto del Gobierno y que sean los empresarios quienes tengan que financiar esta revisión, que debía ser prestada por el Gobierno", aseveró.

Según el Ministerio de Hacienda, el equipo de revisión no intrusivo tiene un costo total de $35 millones, pero que para la empresa privada representa un costo anual de $18 millones.

Hacienda espera que con esta disposición los ingresos estatales incrementen 20 %.

Por su parte la Dirección de Aduanas reconoció el lunes que sí hubo problemas en el sistema informático de pago, pero desmintió que el problema haya tenido relación con el nuevo cobro de $18 para la revisión de los rayos X.

Al tener conocimiento de estas quejas, Aduanas informó el lunes por la tarde que el problema técnico del sistema ya estaba resuelto.