La industria de la construcción cerrará el 2013 con estancamiento

La construcción es uno de los sectores más afectados por el bajo crecimiento económico del país

ASI: La industria aporta el 23% del PIB

Doris de Rivera, Gerente de la Unidad de Inteligencia Económica de la Asocioación Salvadoreña de Industriales (ASI) opina sobre el ppel de la industria en la economía salvadoreña.

Ver en Media Center >

Un año de estancamiento. Esa es la calificación que la industria de la construcción le otorga a 2013, cuando se estima que el Producto Interno Bruto (PIB) del sector será del cero por ciento, aunque el año pasado cerró con -2.4%.

La proyección se ha estimado con base comportamiento del PIB anual del sector, que hasta octubre de este año se encontraba por debajo del cero por ciento.

Para la industria son malas noticias porque el PIB de la industria se ubicará por debajo del PIB Nacional, el cual se estima rondará el 1.6%, según analistas económicos.

"Cerramos un año sin ningún crecimiento", confirmó Carlos Guerrero, presidente de la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco).

En su opinión el estancamiento se debe al bajo crecimiento económico que ha registrado el país en los últimos cinco años, así como también al bajo nivel de inversiones en proyectos de vivienda a causa de la falta de confianza que el gobierno ha generado en el sector privado. La burocracia y la tramitología de los permisos de construcción igualmente han frenado la ejecución de los proyectos inmobiliarios.

El sector se caracteriza por ser intensivo en mano de obra, pero es muy dependiente de la confianza a las inversiones, porque son proyectos a mediano y largo plazo, "en lo cual este gobierno no ha sido muy exitoso" .

"Sabemos que no existen recetas mágicas, lo que se tiene que hacer es generar confianza para que haya un crecimiento de la economía. La confianza se vuelve imperante para que el sector privado invierta", expresó Guerrero.

El analista Luis Membreño confirmó ayer durante su análisis de la situación económica, y de lo que se podría esperar para el año 2014, que el crecimiento del sector será negativo, lo cual se puede observar en el consumo aparente de cemento que se redujo en un 3 % hasta agosto de este año y en la caída del empleo, que pasó de 24,648 a 24,593 entre septiembre del año pasado y el mismo mes de 2013.

Otro dato preocupante, según Membreño, es el comportamiento del crédito, el cual sigue ocupando un muy bajo porcentaje en la estructura crediticia de la banca local, pues no supera el 2 %.

De hecho, el informe situacional del rubro, elaborado por el Centro de Información y Estudios de Casalco, el crédito para la construcción de casas pasó de 37.10 millones de dólares a 22.80 millones, registrando un descenso del 38.5 % siempre en el período antes mencionado.

Sin duda, la falta de financiamiento ha sido uno de los factores que han frenado el desempeño de la industria, pues se ha visto limitada a la hora de ejecutar los desarrollos inmobiliarios.

No obstante, cabe mencionar que los préstamos otorgados para la compra de vivienda crecieron un 17.5 % desde 233.16 millones de dólares a 273.96 millones..

Lo anterior aún no alegra a los constructores, pues no se han alcanzado los niveles de crédito que se registraban antes de 2008. Los 10 mil empleos que se perdieron en ese año de crisis tampoco se han recuperado.

A pesar de la mala racha, el sector es optimista debido a que 2014 será un año clave para el país, porque los salvadoreños elegirán a su futuro gobernante.

El positivismo también se basa en la recién sancionada Ley de Agilización de Trámites para los Proyectos de Construcción, con lo cual esperan disminuir los tiempos de permiso, pues estos actualmente ocupan hasta tres años.

La gremial espera que la ley entre en vigencia el próximo año, pues se encuentra en los 60 días que la misma ley dicta para que cobre vigor.

Empero los constructores señalan que para complementar los avances se necesita además que se aprueben otros instrumentos, como la Ley de Intereses Preferenciales, que propone que el Estado apoye a las familias de escasos recursos en la compra de su vivienda. Con dicha herramienta esperan que se reduzca el déficit habitacional.

Para el próximo año, Casalco también espera que se efectúe un análisis legal, constitucional y técnico para reformar la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP).

Entre sus propuestas figura además la creación de una ley especial de contrataciones de infraestructura pública, para establecer un sistema más eficiente a la hora de ejecutar los proyectos.

El gremio destacó que el sector de la construcción aporta entre el 40 % al 43 % a la inversión del país, por lo cual es considerado uno de los motores de crecimiento.

Además Casalco considera importante que el futuro Gobierno se comprometa a establecer mecanismos que permitan la dinamización, no sólo del sector construcción, sino de todos los sectores productivos del país.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.