El país importa el 50 % de alimentos que consume

En Morazán, según la FAO de 6 a 7 niños de cada 10 tienen desnutrición crónica, lo que marca un reto para el gobierno.

Uno de cada 8 habitantes del planeta todavía padecen hambre crónica. Foto EDH / archivo

Guadalupe Hernández

Uno de los principales retos de El Salvador para garantizar la seguridad alimentaria de la población es disminuir la importación de algunos productos claves de la canasta familiar.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en las últimas décadas El Salvador ha dependido en un poco más del 60 % de la importación de alimentos, entre éstos: granos básicos, vegetales, frutas, carnes y lácteos.

Sin embargo, desde que se implementó el Programa de Agricultura Familiar (PAF), esta cifra ha tendido a disminuir, destacó el organismo, el cual estima que 50 % de los alimentos antes mencionados aún se importan.

Alan González, representante de la FAO en El Salvador, considera que el plan gubernamental ha permitido la promoción del mejoramiento de los sistemas de producción de las familias que viven en las zonas rurales del país.

Prueba de ello, sostiene, es que por primera vez en la historia no se ha comprado semilla de frijol a otro país, sino por el contrario, se produjo semilla, y ahora son otros países los que quieren comprar.

"La agricultura familiar es responsable de 70 por ciento de los alimentos que se producen en El Salvador, y representa el futuro de la alimentación de este país", expresó González.

La importancia de este tipo de programas, motivó a la FAO a declarar 2014 como el Año Internacional de la Agricultura Familiar, añadió.

Pese a los avances en lo que se refiere a producción, el organismo considera que el país aún debe esforzarse más para erradicar otros problemas, como es la desnutrición infantil, pues un 19 % de niños salvadoreños la padecen, es decir que, uno de cada cinco niños está desnutrido.

La cifra tiende a aumentar por regiones, como por ejemplo, Morazán, en donde de 6 a 7 niños de 10 tienen desnutrición crónica.

"Hay todavía un esfuerzo muy importante que realizar para erradicar la desnutrición porque los niños representan el futuro del país", afirmó.

Precisamente, por esta situación, la FAO considera importante que El Salvador impulse un programa de alimentación escolar , lo cual es factible si se le sigue apostando a la agricultura familiar.

Otra iniciativa que se debe seguir son los huertos escolares -un programa que no se realizó a plenitud este año debido a la falta de presupuesto a tiempo-, de manera que los niños y jóvenes reconozcan la importancia de la alimentación saludable.