Remesas son cada vez más estables

El dinero proveniente del exterior aumenta cada año, según los datos oficiales

Las remesas al país son más cada año

Las remesas que recibe el país son más estables y más por año. Hasta 1999 ingresaban unos $88.9 millones cada mes, ahora son $291 millones dentro del mismo período.

Ver en Media Center >

Aunque ya no hay conflicto armado y las condiciones de vida de los salvadoreños han mejorado paulatinamente, la cantidad de dinero que entra al país en concepto de remesas desde Estados Unidos sigue creciendo cada año y cada vez son más estables.

En un análisis realizado por el director del Centro de Políticas Públicas de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN), Carlos Carcach, las remesas son ahora menos volátiles que en la década de los 90.

El coeficiente de variación del promedio de remesas pasó de 21.5 % entre 1991 y 1999 a 10.9 %, entre 2009 y 2012. Esto significa que el promedio es menos volátil ahora.

Además, el dinero aumenta año con año. Entre 1991 y 1999 el promedio de remesas mensuales que ingresaban al país era de $88.3 millones, pero entre 2009 y 2012, ese promedio ha alcanzado los $299.5 millones, una cifra un tanto más alta que el promedio que se recibía entre 2005 y 2008, que era de $291.1 millones.

Para el analista, esta estabilidad en las remesas no solo da seguridad a los salvadoreños, sino también, a la economía nacional pues es una señal de que el sistema financiero está líquido y que la inflación no subirá estrepitosamente.

Además, asegura que un flujo tan constante como el que el país tiene ahora mejora la capacidad del país de protegerse contra choques exteriores.

A pesar de que la crisis económica de 2009 redujo el flujo de remesas al país en ese año, éste ha vuelto a crecer poco a poco y en 2012 superó lo que el país recibía antes de la crisis. (ver gráficos)

Para este año, las cifras del Banco Central de Reserva indican un buen dinamismo. De enero a julio el país ha captado $2,289.7 millones, que es 0.6 % más que lo que recibió el país en el mismo periodo del año pasado.

Para Carcach, las remesas le hacen bien al país. A pesar de que se dice que las remesas han modificado los hábitos de trabajo de los salvadoreños, Carcach asegura que no existe evidencia de que esto sea cierto.

Pero de lo que sí está seguro es que las remesas han mejorado las condiciones de vidas de las personas.

Tomando como base los datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples 2010 que elabora la Digestyc, el analista determinó que los hogares que gastaron en muebles, electrodomésticos, reparación de vivienda, controles de salud, lentes y otros representaron el 35.6 % de los hogares que recibían remesas, versus un 28.8 % de hogares que no lo recibieron.

"Estas personas han tenido mayores probabilidades de comprar bienes de consumo", indicó durante una ponencia en la Universidad Tecnológica en la que se desarrolló un foro sobre las migraciones.

Según sus datos, las importaciones de bienes de consumo han crecido a una tasa de 8.8 % cada año, muy cerca de la tasa de crecimiento de las remesas, por lo que su impacto en la economía es indudable.

Pero aunque el dinero pasa de mano en mano, el analista destacó que éste no es invertido en bienes generadores de capital, que multipliquen aún más el dinero.

Solo algunos bancos en el país tienen programas propios para motivar a los salvadoreños a invertir ese dinero en propiedades u otro bien.