resumen noticias

Incumplimiento de medidas deteriora finanzas públicas

Diagnóstico elaborado por entes académicos del país señala el deterioro fiscal del país

Karen Molina nacional@eldiariodehoy.com Lunes, 22 de Julio de 2013

Prometer, pero no cumplir, es la principal razón por la que las finanzas públicas del país se han deteriorado año con año en la actual administración, según resume un grupo de economistas en un diagnóstico macroeconómico fiscal, presentado ayer a los medios de comunicación.

A pesar de que el mismo Gobierno se impuso un acuerdo Stand-By con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se comprometió con los diputados a ejecutar un pacto de sostenibilidad fiscal y que aseguró haber presentado un presupuesto "equilibrado", las finanzas públicas "se van deteriorando año con año", indica el diagnóstico, elaborado por el Grupo Técnico de Sostenibilidad Fiscal (GTSF), integrado por Funde, Fusades, PNUD, la Universidad José Matías Delgado y la Escuela Superior de Negocios (ESEN).

En palabras del economista de Funde, José Ángel Tolentino, el Gobierno ha hecho un "incumplimiento sucesivo" de todas las medidas fiscales que se planteó.

El primero de ellos fue el acuerdo Stand By, suscrito con el FMI, con el cual la actual administración se comprometió a reducir el déficit fiscal, bajar los gastos y el nivel de deuda, además de focalizar los subsidios, aumentar los impuestos y el crecimiento económico.

Pero debido a que ninguna de estas metas se logró, el organismo internacional decidió suspender el fondo de emergencia (precautorio) de $790 millones en abril del año pasado, con lo cual el país perdió esa garantía monetaria.

Aunque el organismo hizo varias revisiones y reconsideró muchas de las metas, el Gobierno terminó incumpliéndolas, hasta que el organismo suspendió el convenio.

El otro acuerdo incumplido fue el pacto fiscal que el Ejecutivo firmó en compañía de 84 diputados de la Asamblea Legislativa en octubre de 2012, y que le dio al Gobierno el aval para emitir $800 millones en bonos.

Con este acuerdo de "Sostenibilidad Fiscal" el Gobierno se comprometió a reducir la emisión de deuda de corto plazo (Letes), bajar el déficit fiscal al 2.7 % del Producto Interno Bruto (PIB) y promover una Ley de Responsabilidad.

Pero a menos de un año, ninguna de esas metas se ha cumplido. Hacienda pagó $404 millones de una cuenta de $866 millones que tenía a enero de este año. Pero en cuestión de meses volvió a subir a $622.28 millones.

Aunque se comprometió a bajar el déficit al 2.7 %, éste sigue al 3.9 % y los economistas estiman que podría cerrar en 4 % o aún más.

La Ley de Responsabilidad Fiscal "se está trabajando", dijo hace meses el ministro Carlos Cáceres, pero hasta ahora, no han presentado ni un borrador.

Según los economistas que contribuyeron al estudio, el incumplimiento de todos estos acuerdos es el que mantiene las finanzas como están. "No es posible suscribir estos compromisos y a la vuelta de la esquina estar incumpliéndolos", dijo José Ángel Tolentino, economista de Funde.

"El acuerdo de octubre era una oportunidad para demostrar que se quería un equilibrio fiscal, pero es lamentable que se firmó y no se ha cumplido", dijo por su parte Álvaro Trigueros, de Fusades.

Presupuesto

El tercero sin cumplir es el que el Ejecutivo elaboró a través del Presupuesto General de la Nación 2013.

Según Carolina Alas de Franco, de Fusades, Hacienda sobreestimó los ingresos y subestimó los gastos, con lo que desequilibró las finanzas desde un inicio. "El problema viene desde que se planeó el presupuesto", dijo la economista. "Se presentó un presupuesto, pero se ejecuta otro", agregó.

El mejor ejemplo del mal uso de los fondos a través del incumplimiento del presupuesto es la entrega de subsidios. Como el Gobierno no incluyó la totalidad de estos gastos en el Presupuesto ha tenido que recurrir a préstamos para financiarlos.

También han contribuido a este deterioro el alza en pago de salarios, pues aunque el Gobierno estimó una cantidad de empleados públicos para 2013, ese número se ha incrementado y, por tanto, también los fondos para pagarles.

A juicio de los economistas, de nada sirve que el país adquiera un compromiso si éste no es genuino y comprometido con mejorar las finanzas públicas. "Todo esto se puede firmar en un papel, pero si no se ejecuta no sirve de mucho", dijo Álvaro Trigueros, jefe del departamento de Economía de Fusades. "No está en las intenciones, sino en la ejecución", insistió.

A los candidatos

Para los economistas el tema se vuelve mucho más importante si se toma en cuenta que el país está a las puertas de una nueva elección presidencial.

Los candidatos deben presentar propuestas realistas, que tomen en cuenta la situación fiscal de El Salvador.

"En estos días abundan las medidas populistas", dijo Tolentino.

La pregunta de ¿cómo harán los candidatos para financiar sus promesas? es imprescindible hacerla, afirmaron.

A su juicio, ninguno de los aspirantes al máximo cargo debe soslayar que el déficit fiscal fue del 3.9 % en 2012 y este año podría mantenerse en ese nivel o incluso superarlo hasta llegar al 4 %.

El informe muestra los escenarios de déficit fiscal que el país podría alcanzar si sigue igual o si toma medidas correctivas. (Ver recuadro).

Además la deuda ya representa el 57.6 % del Producto Interno Bruto y bien podría alcanzar el 60 % en 2015 si no hay correctivos.

Además la inversión local y extranjera es insuficiente y los ingresos tributarios también, con el agravante de que el crecimiento económico es muy bajo. El país apenas creció 1.6 % en 2012.