El sector de la construcción está deprimido y no crecerá

El gremio considera que la baja ejecución de la obra pública frena el crecimiento del sector

Sector construcción no crecerá en 2013

La Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción teme que el sector no crezca durante 2013 a causa de la baja ejecución de la obra pública que frena el crecimiento.

Ver en Media Center >

Los principales indicadores de la industria de la construcción de enero a abril de este año comienzan a mostrar que el crecimiento del sector no será mayor al 1.4 % que registró el año previo.

El estancamiento pudiera incluso convertirse en decrecimiento si en lo que resta del año, el país no logra una mayor ejecución de la obra pública y privada, sostiene la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco).

Uno de los indicadores que revela el comportamiento del sector es el del consumo aparente de cemento, que entre abril del año pasado y el mismo mes de 2013 pasó de 9,687,500 a 9,017,900 bolsas, registrando una caída del 7 %. Cabe aclarar que este indicador está compuesto por la producción, más la importación, menos las exportación, con una medición en bolsas de cemento de 42.5 kilogramos, según los datos del Centro de Información y Estudios de Casalco.

Otra cifra negativa se ha dado en el número de empleos generados, según el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), que pasó de 24,109 a 23,404, en el período en mención. "La cifra preocupa porque el nivel mínimo ocurrió en enero 2010 cuando se contabilizaron 21 mil empleos, y a partir de ahí se fue recuperando a un promedio de 24 mil , pero desde agosto del año pasado ha comenzado a caer", expresó Ismael Nolasco, director ejecutivo de Casalco.

¿Razones? La inversión pública programada para este año es de $730 millones, mucho menor a la del año pasado que fue de $1,200 millones.

En cuanto a la ejecución, el gremio detalló que en 2012 alcanzó 65 %, y si se llegara a estimar el mismo nivel para este año, lo ejecutado llegaría a unos $550 millones.

Un indicador que también es importante para la industria es el crediticio, tanto para la construcción de las viviendas como para la compra de las mismas. En este punto, la gremial reporta un crecimiento del 6.7 % en los préstamos otorgados por la banca para la compra de casas, pues de $101.9 millones se llegó a $107.9 millones, en el mismo período antes mencionado.

El financiamiento destinado a la construcción es el que mejor desempeño ha tenido de enero a abril de este año cuando recibió un total de $13.7 millones, una cifra que el año pasado fue de tan sólo $8.1 millones.

Los sectores de la industria que más recibieron créditos son la manufactura, el comercio y el consumo.

Para Nolasco, este crecimiento no es suficiente para el despegue del sector, pues es demasiado lento si se compara con niveles que se llegaron a tener en 2008, cuando la banca llegó a otorgar hasta $33.8 millones en el segmento de compra de vivienda.

La esperanza del sector son los proyectos que ejecutarán instituciones que han optado por financiarse a través de la Bolsa de Valores de El Salvador (BVES), por medio de la figura de titularización. Sin embargo, estos resultados podrían comenzar a percibirse a lo largo del próximo año.

"La perspectiva es que el sector va a seguir deprimido, y si no se hace algo vamos a seguirnos quedando atrás de otros países de la región", afirmó Nolasco.

La gremial también está a la espera de la Ley de Agilización de Permisos de Construcción, la cual ha sumado una semana más sin aprobarse en la Asamblea Legislativa.

"Tenemos la confianza de que la comisión que ya revisó el proyecto le va a dar dictamen favorable el próximo lunes y que el jueves se apruebe. Esa es una primera señal positiva para la inversión en el país, en especial, en infraestructura", expresó.

Una vez se cuente con la ley, la industria espera que el trámite para obtener los permisos de construcción no supere los seis meses, pues en la actualidad les ocupa más de dos años. La ventaja podría traducirse en una reducción de costos financieros, una ventaja que se puede trasladar a los bienes finales, según decisión de cada empresa.

Casalco aseguró que ha detectado que fácilmente hay 6,700 unidades habitacionales que pudieran comenzar a construirse cuando se tenga la ley aprobada. La ejecución esos proyectos vendría a disminuir el déficit habitacional que tiene el país, que se estima en unas 400 mil viviendas.

Pero para no tener casas "asoleándose", sin poderse vender, se necesita también desatar el nudo de acceso al financiamiento para las familias salvadoreñas.

De hecho, la gremial presentó hace unos años una propuesta de Ley de Intereses Preferenciales, pero esta moción tampoco ha logrado cobrar impulso en el pleno legislativo.