CCIES lamenta bajas tasas de crecimiento económico en 4 años

La gremial de empresarios propone una agenda con visión de país para sacar al país del bajo crecimiento económico

La Cámara de Comercio e Industria afirma que el Gobierno debe eliminar la confrontación con el sector empresarial. Foto EDH/

El débil crecimiento económico que ha registrado el país en los últimos años, está a punto de convertirse en un estancamiento, sostuvo ayer la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CCIES), cuando presentó ayer un balance económico y social de la gestión del presidente Mauricio Funes, que este sábado cumple 4 años.

Entre los desaciertos de la administración de gobierno, la gremial destacó la actitud confrontativa que ha mantenido el mandatario.

"La confrontación no lleva a nada bueno. Pero creemos que no nos podemos quedar callados cuando vemos que el rumbo del país va para otro lado y que las acciones (del gobierno) no están dando el fruto que el país necesita. Mal haríamos en hacernos cómplices del poder y quedarnos callados", expresó Luis Cardenal, presidente de la Cámara de Comercio.

Añadió que El Salvador debe dar un golpe de timón importante, que debe partir por generar confianza y certidumbre, y además, ofrecer reglas del juego claras para que sea atractivo a la inversión nacional y extranjeras.

En lo social, la gremial insiste en que los programas de subsidios no son la solución para sacar de la pobreza a los salvadoreños, ni mucho menos para generar empleos.

Sobre el combate a la pobreza, Federico Hernández, primer vicepresidente del gremio, dijo que el gobierno ha tenido un énfasis declarativo, más que acciones.

En su opinión, los programas paulatinos masivos no contribuyen a superar la pobreza en el largo plazo, aunque en algunas ocasiones ayudan a que no se profundicen. Pero el país tiene que reconocer que el éxito de algunos programas sociales deben fundamentarse en la sostenibilidad fiscal, en la transparencia de las finanzas públicas, en el desarrollo integral y en una verdadera agenda de competitividad, apuntó.

"En eso se basan los programas sociales, no al revés, si no hay dinero no hay fondo que pueda sostener cualquier tipo de programa social por muy bien intencionado que sea, ese es el gran peligro en el que podemos caer", afirmó Hernández.

Los empresarios creen necesario y urgente priorizar acciones y medidas para acelerar la tasa de crecimiento económico a tasas mayores del 5 %, para generar empleos y además, disponer de mayores ingresos fiscales y aumentar la inversión en educación, salud e infraestructura.