"Baja de pobreza" anunciada por Goes es espejismo dicen analistas

Según Encuesta de Hogares la tasa de pobreza bajó de 40.55 % a 34.5 % en últimos cuatro años

Aún falta que 200,000 salvadoreños salgan de la pobreza para llegar a niveles de 2006, según datos oficiales. Foto edh/ archivo

La pobreza disminuyó casi seis puntos entre 2008 y 2012, al pasar de una tasa de 40.55 % a 34.5 %. En términos absolutos significa que alrededor de 300,000 salvadoreños pasaron a ser parte de la población de no pobres, dijo ayer la Secretaría Técnica de la Presidencia y el Ministerio de Economía, durante la presentación de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) de 2012.

Alexander Segovia, secretario de la dependencia, dijo que detrás de esa baja se encontraba la política de inversión social del gobierno de Mauricio Funes, una política que, sin embargo, para analistas consultados no es otra cosa que una entrega descontrolada de subsidios, que ha puesto en peligro la sanidad fiscal y que no garantiza que esos miles de salvadoreños no vuelvan a entrar a la pobreza una vez dejen de gozar de los beneficios.

El mismo secretario Técnico enfatizó ayer que si el próximo gobierno elimina todos los programas sociales, "lo que vamos a tener es un retroceso rápidamente", por lo que insistió en que deben convertirse en políticas de Estado.

Para el exministro de Hacienda y analista económico, Manuel Enrique Hinds, que la disminución de la pobreza anunciada ayer por el Gobierno esté asociada a la entrega de subsidios convierte ese resultado en un espejismo.

Añadió que el fenómeno se reduce a largo plazo cuando "de verdad se invierte en el capital social a través de la educación, de la inversión en el sector privado que le permite a la gente tener un trabajo" y no mediante subsidios.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe público N° 13/59, con fecha del 21 de mayo de 2013, afirmó que esas transferencias y los pagos de pensiones "continuaron representando una carga para las finanzas públicas", por lo que recomendó una consolidación fiscal basada en la inclusión de medidas "por el lado de los ingresos y gastos, incluyendo una mejora en la focalización de los subsidios, una reducción en la pre-asignación de los ingresos, una disminución del gasto tributario y de la evasión fiscal, y un aumento de la tasa del impuesto al valor agregado".

Según la EHPM 2012, el ingreso promedio por hogar aumentó $20 el año pasado. En 2011 este ascendía a $486.67 y subió a $506.91, en 2012.

De acuerdo con Samuel Hernández, titular de la Dirección de Estadísticas y Censos, dentro de este indicador se incluyó no solo el salario que perciben los miembros de una familia. También fueron tomadas en cuenta las remesas, los subsidios y otro tipo de transferencias.

El año pasado ingresaron al país $3,911 millones en concepto de remesas lo que significó un crecimiento del 7.2%; mientras que los subsidios pasaron de $507 millones, en 2011, a $596 millones el año pasado.

La tendencia entre 2008 y 2012 indica que aún en momento de crisis hay una mejoría de los ingresos, y esto está asociado con otras fuentes de ingresos que están teniendo los hogares, dijo Hernández durante la presentación de resultados, en la que también indicó que la tasa de desempleo experimentó una disminución al pasar de 6.6%, en 2011, a 6.1% el año pasado.

El economista Claudio De Rosa coincide con el Gobierno en que variables ajenas al salario están detrás del aumento en el ingreso promedio por hogar, pero cuestionó si esos ingresos "extra" fueron incluidos en los resultados de la EHPM de años anteriores .

De Rosa detalló que en el periodo 2010-2011 no ocurrió la misma tendencia de reducción de pobreza a pesar de que el gasto en subsidios aumentó $105 millones de un año para otro, al pasar de $401.5 millones a $507.3 millones. Por el contrario, la tasa de pobreza incrementó en 4.1%.

Aunque el economista reconoció que los programas sociales mejoran la calidad de vida de las personas, dijo que deben ser medidas temporales.

"El problema es que buena parte de los subsidios se están financiando con préstamos y eso es similar a oír el 'tic-toc' de una bomba. Es el fruto de la irresponsabilidad de este gobierno", subrayó.

De Rosa dijo que en periodo electoral, las transferencias únicamente buscan jugar con las necedades de la gente y fomentan "la pobreza feliz".

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.