resumen noticias

Desaceleración de la economía se agravó en primer trimestre

Fusades presentó su Informe de Coyuntura Económica y advierte una contracción en las exportaciones y remesas

Karla Argueta negocios@eldiariodehoy.com Miércoles, 15 de Mayo de 2013

Mientras América Latina atraviesa por su década de oro en términos de crecimiento económico, El Salvador arrastra una prolongada desaceleración que promete agudizarse durante 2013 si las fuerzas políticas y el Gobierno no logran a acuerdos para impulsar la atracción de inversiones y la generación de empleos, advirtió ayer la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

Voceros del tanque de pensamiento recalcaron que en el primer trimestre de 2013 la economía se desaceleró aún más, el gasto público creció rápidamente, contrario al espíritu del Acuerdo de Sostenibilidad Fiscal firmado el año pasado y, por si fuera poco, la caída en la recaudación del IVA le ha restado liquidez al Gobierno para cumplir con sus obligaciones.

Aunque el director del Departamento de Estudios Económicos (DEC) de Fusades, Álvaro Trigueros, afirmó ayer, durante la presentación del Informe de Coyuntura del primer trimestre, que es muy pronto para determinar si la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se acercará al 1.6 % del año pasado; analistas como Claudio De Rosa y Luis Membreño ya han vaticinado la entrada a una recesión entre el tercer y cuarto trimestre de 2013.

Entre la postura conservadora de unos analistas y las proyecciones más agresivas de otros, lo que sí está claro es que la economía salvadoreña no arrancó el año con pie derecho.

Por un lado, el Índice de Volumen de la Actividad Económica (IVAE), que ya lleva once meses de caídas continuas, alcanzó en febrero pasado una tasa de 0.38 %, menor al 1.73 % del mismo mes 2012, destaca el informe de Fusades; mientras que el indicador global de ventas, elaborado por la institución, cayó a 3.7, según el documento.

Además, el indicador global de empleo se ubicó en 4.9, menor al 7.1 del cuarto trimestre del año pasado.

El analista del DEC, Pedro Argumedo, explicó que en materia de desempeño económico, el país no solo se aleja del promedio de crecimiento de América Latina sino del de sus pares del Istmo.

"En Centro América, el IVAE de El Salvador se está alejando incluso del promedio y se está ubicando en el piso de la región, mientras Panamá está en el techo", aseguró el economista.

A la caída del IVAE y el indicador de ventas, Fusades suma el lento desempeño de las exportaciones, que en el primer trimestre de 2013 se contrajo en 2.9 %, lo que representó unos $40 millones menos.

Las ventas al exterior de productos tradicionales y no tradicionales bajaron 29.9 % y 1.2 % respectivamente. La única que experimentó un crecimiento de 13.1 % fue la maquila, considerada el segundo rubro de exportación más fuerte, luego de las no tradicionales.

Por otro lado, si bien la Inversión Extranjera Directa (IED) creció en el 6 % (equivalente a $463 millones), esos flujos han estado muy por debajo de lo que podría ser su potencial de crecimiento, sostuvo Fusades. La consecuencia de los pobres montos de atracción es que El Salvador, hasta la fecha, se siga agenciando el puesto como el país con menores flujos de inversión, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Además, el ingreso de remesas, que había sido la tabla de salvación para muchas familias y para la economía nacional por años, también se ha ralentizado.

Entre enero y marzo, el país recibió $920.7 millones en remesas, lo que ha significado una disminución del 2.7 %.

Con una débil economía, la consecuencia natural ha sido la disminución en la recaudación del IVA, que, a marzo de 2013, se encontraba en $60.3 millones debajo de lo presupuestado, y mostró una reducción bruta de $19.8 millones, respecto del primer trimestre de 2012.

Si se toman en consideración todos los ingresos tributarios, incluidas las contribuciones, el deterioro asciende a $98 millones por debajo de lo presupuestado por Hacienda.

"Eso significa que son $98 millones que el Gobierno pensaba que iba a tener y ahora no los tiene", explicó Trigueros.

A pesar de que el Gobierno cuenta con menos dinero, producto también de una disminución en las donaciones, y aunque firmó un pacto de Sostenibilidad Fiscal, no ha cambiado la creciente tendencia al endeudamiento.

"Cuando analizamos las variables fiscales, vemos que el comportamiento es contrario a lo que estaba reflejado en el acuerdo. En el primer trimestre ha habido una ampliación del déficit fiscal del 8.3 % esto significa $17.6 millones más, alcanzando $230.2 millones"; afirmó Carolina Alas de Franco, analista del DEC.

La analista cuestionó que a pesar de que $400 millones, de la emisión de $800 millones de Eurobonos, fueron usados para pagar deuda de corto plazo, Hacienda se apresuró a colocar más Letras del Tesoro, lo que llevó a un saldo de $700.9 millones hasta marzo pasado; mientras que el Ejecutivo está buscando que se reorienten otros $158.5 millones, del tramo de $400 millones restantes para financiar gasto corriente. A juicio de la organización, la solicitud muestra que el presupuesto de 2013 no incluía gastos previsibles y significa que se está aumentando el gasto sin tener el financiamiento adecuado. "Con esta tendencia nos alejamos de lograr la meta del 2.7 % de déficit fiscal", dijo Alas. Como consecuencia, podría aumentar el costo de los préstamos al incrementar el riesgo país, indicó Fusades.

Frente a este panorama sombrío, el director del DEC, de Fusades, dijo que se vuelve imperante la aprobación de leyes como la de Asocios Público Privados, y la implementación de otras acciones que dinamicen la economía; sin embargo, el tanque de pensamiento aclaró que las normativas no serán la panacea si no se acompañan de otras medidas como el fortalecimiento del clima de inversión y de la certidumbre política, así como la disminución de la criminalidad.