Disa Constructora promueve la alfabetización entre empleados

Con el programa, la firma ha graduado a varios colaboradores que no sabían leer y escribir

A la fecha se han realizado cuatro clausuras del curso de alfabetización, con esta iniciativa la empresa constructora contribuye al desarrollo del país y a una mejor calidad de vida de los graduados. foto edh / douglas urquilla

Lo normal en una empresa cuando busca a un candidato es que al menos cumpla el requisito de saber leer y escribir, pero en la empresa Disa Constructora pasa todo lo contrario, pues en muchos proyectos cuando se contrata mano de obra este no llena dicho requerimiento, lo cual no ha sido limitante para emplearlos.

Bajo el paraguas de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), y con el propósito de fortalecer las capacidades del personal, Disa ha creado un programa de "Alfabetización" para que los subalternos aprendan lo básico.

El programa tiene el apoyo del Ministerio de Educación (Mined) así como de voluntarios de la propia empresa que invierten su tiempo para enseñarle a este grupo de empleados que no tuvieron la oportunidad de recibir educación formal.

Uno de los trabajadores que puso en práctica el refrán "nunca es tarde para aprender" fue Francisco Antonio Carías, que ahora ya sabe leer, escribir, sumar, multiplicar y restar, entre otras habilidades básicas. "No podía ni la O (risas), pero por la gracia de Dios la empresa me ha dado el apoyo de aprender... ahora no me pierdo en el centro de San Salvador como ya puedo leer", manifestó.

Agregó que las clases por lo general se imparten los sábados y que fueron sus propios compañeros de trabajo quienes le enseñaron a él y a otros empleados.

Omar Martínez, gerente de mercadeo y ventas de Disa Constructora explicó que el programa es parte del proyecto de RSE de la firma, "el cual consiste en enseñarles a leer y escribir, clases de matemáticas, moral y cívica".

A la fecha, dijo Martínez, se han graduado cuatro promociones, "lo que les permite posteriormente optar a un nuevo trabajo y mejor su situación económica".

Por su parte, Jaime Salvador Ochoa, gerente administrativo financiero de la constructora, manifestó que entre los planes básicos más importantes de la empresa está el programa de alfabetización, "que se viene desarrollando desde 2008".

"Lo único que tiene que poner nuestro público interno son las ganas de aprender, y algunos esforzarse por no perder ninguna clase ya que vienen desde Ahuachapán y otros de Chalatenango, sin embargo ninguno falta", resaltó.

Las clases se reciben los sábado por la mañana en la escuela Walter Deininger en Antiguo Cuscatlán.

Martínez recalcó que a los alumnos los dotan con materiales didáctico que incluye cuadernos, lápices, borradores, cartilla de alfabetización, guía mitológica, cuaderno de apoyo para matemáticas, libro de padres responsables y libros de lectura, entre otros.

Los ejecutivos de la firma aprovecharon este espacio para invitar a más empresas a implementar esta noble práctica de RSE que abona al crecimiento personal y de la sociedad en general.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.