Bajo ingreso del IVA muestra un débil consumo

Hacienda recaudó $19.8 millones menos entre enero y marzo, respecto al año pasado

La menor recaudación de IVA implica que la gente está consumiendo menos, y que la economía se ha ralentizado. foto edh

La recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA), considerado uno de los pilares de los ingresos del Gobierno, se ha resquebrajado en los primeros meses del año.

Según los datos del Ministerio de Hacienda, entre enero y marzo, se recaudó $19.8 millones menos con respecto a la cantidad cobrada el año pasado, en ese mismo periodo.

A marzo de 2012 Hacienda recaudó $484.5 millones mientras que este año el saldo es de $464.7 millones, lo que representa una baja del 4.1 %.

La mayor reducción está en el cobro que se hace a través de las importaciones pues solo ahí se dejaron de cobrar $18.2 millones menos que el año pasado. La recaudación que se obtiene a través de las declaraciones de IVA apenas tuvo una baja de $1.6 millones.

Pero ¿qué significan estos números para la economía nacional? Dos economistas consultados por este periódico coincidieron en que los datos no son más que la muestra de la ralentización de la economía local, así como de la pérdida del poder adquisitivo de los salvadoreños y además, un dato preocupante para un Gobierno que tiene un elevado déficit fiscal.

"Podemos inducir que la actividad comercial interna en El Salvador se está desempeñando muy débilmente", dijo Rigoberto Monge, asesor económico de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI).

Por su parte Rommel Rodríguez, investigador del área de macroeconomía de Funde, dijo que "si el IVA ha caído, significa que muy probablemente la actividad económica se está viendo afectada".

Para ambos el dato es importante, sobre todo porque el país es conocido por ser consumista e importador de todo lo que compra. Y si el consumo cae es porque la economía ha desmejorado.

"La recaudación del IVA es un indicador indirecto muy importante para poder observar el comportamiento del comercio local", explicó Monge.

Según el economista, los gastos de consumo en el país representan alrededor del 93 % del Producto Interno Bruto (PIB). Y aproximadamente el 40 % de todo lo que se importa son bienes de consumo que al final lo paga el consumidor.

Y ¿por qué no ha crecido el consumo? Probablemente porque el poder adquisitivo de las personas pudo haber variado respecto al año pasado y ahora están comprando menos, coinciden los analistas.

"Muy probablemente está afectando a las personas que están en el umbral de la pobreza, que han perdido su poder adquisitivo", dijo Rodríguez.

El IVA es el cobro del 13 % a todos los productos que se consumen en el país. Cuando se compra calzado, una bebida, un mueble o un carro, el ciudadano está pagando este impuesto, del que no se puede librar.

Esta posible reducción de las compras se puede comparar también con el Índice de Precios al Consumidor o inflación, que este año es del 1.3 % mientras que al cierre del año pasado, era del 0.8 %.

Pero además del IVA, también hay otros impuestos relacionados con el consumo que también han disminuido la recaudación.

Están, por ejemplo, los impuestos específicos a productos como el alcohol, la cerveza, las gaseosas, bebidas carbonatadas, los cigarrillos y las armas y municiones.

Todos juntos han dejado de recaudar un total de $1.2 millones. Solo los cigarrillos han dejado de cobrar $2.5 millones en impuestos. ( ver gráficos).

Aunque no hay un estudio al respecto y también puede que influyan otras variables, se puede deducir que hasta los que tienen un vicio redujeron o dejado de comprar este tipo de productos.

También están los impuestos no tributarios, entre los cuales están los ingresos financieros, tasas y derechos, la venta de bienes y servicios y las transferencias corrientes.

Importación

Los datos sobre la recaudación del IVA también son congruentes con las cifras de importación que ha tenido el país en los primeros meses del año.

El último informe del Banco Central de Reserva señala que las importaciones crecieron 0.2 % en el primer trimestre del año. Este crecimiento es ínfimo comparado con el aumento del 5.9 % que registró entre enero y marzo de 2012 y el 22.7 % en 2011.

Esto significa que las empresas han dejado de comprar más productos porque probablemente la demanda no les anima a invertir en más compras. "Las importaciones se han desacelerado muy fuertemente", dijo Monge.

Las ventas al exterior también han disminuido. El último dato del BCR indica que la caída de las exportaciones, en términos monetarios, fue de $40 millones.

Además, el Índice de la Actividad Económica (IVAE), que muestra la tendencia de la economía en general, muestra apenas un crecimiento del 0.9 % mes a mes y un 0.4 % en la tendencia ciclo (TC).

El año pasado, la economía salvadoreña apenas creció 1.6 % y fue una de las más bajas en toda Centroamérica, donde países vecinos crecieron a ritmo de 3 ó 4 %.