"el éxito de las empresas combate la pobreza"

Cuando las empresas son exitosas y comprenden su llamado de construir sociedad generan empleos dignos.

Robert Sirico, durante su ponencia en el XIII Enade sobre el combate de la pobreza desde la economía de mercado.

Ni la piedad ni la caridad acabarán con la pobreza. Lo mejor que las empresas pueden hacer por romper ese círculo es ser exitosas, afirmó ayer el reverendo Robert Sirico, durante la ponencia de cierre en el XIII Encuentro Nacional de la Empresa Privada.

Sirico, también presidente del tanque de pensamiento Action Institute, explicó que la caridad no es la mejor forma para salir de la pobreza, sino el acceso al empleo que generan los negocios y que le permite a los habitantes de un país un ingreso digno para suplir sus necesidades.

El ponente comparó la labor que debe hacer el sector privado con los bienes que ha recibido con la parábola de los talentos.

Los empresarios deben comprender, dijo Sirico, la misma invitación que hizo Dios a Adán y a Eva en el Jardín del Edén después de haber sido creados: Creced y multiplicaos.

En esa línea, el reverendo explicó a los asistentes que tienen un compromiso con la construcción de la sociedad y no solo con la generación de la riqueza, porque su labor es "algo sagrado".

Además los invitó a no olvidar las raíces, porque cuando eso ocurre "pensamos que la prosperidad es lo común y la pobreza es la excepción", cuando ocurre lo contrario.

Sirico explicó que la riqueza de un país no está en sus recursos naturales, sino en sus hombres y mujeres, en cómo ellos transforman esos elementos con inteligencia y libertad.

Finalmente, el presidente de Action Institute afirmó en su ponencia que la generosidad debe ser la virtud de un empresario, pero también dijo que la de un político debe ser la modestia.