FMI pide bajar deuda pública al 45% del PIB

Sin embargo, el gobierno aún no tiene claro definir un pacto de sostenibilidad fiscal

Generar más deuda para administrar el actual Estado conllevará limitantes futuras. FOTO EDH

El ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, confirmó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le ha recomendado al gobierno bajar la deuda pública a un 45 % del Producto Interno Bruto (PIB), para evitar problemas de caja y generar un equilibrio entre los ingresos y gastos del Ejecutivo.

Actualmente la deuda externa asciende a $8,080.1 millones. Y si se suma la emisión de Letes más la deuda interna el monto de la deuda pública total, a febrero de 2013, arroja la cifra de $14,366.2 millones (54 % del PIB), según estimaciones coincidentes del BCR y organismos internacionales.

La propuesta del organismo multilateral llega en un momento en el que la Asamblea Legislativa discute un tercer paquete de reformas tributarias que afectará algunas transacciones bancarias relacionadas con el ahorro de personas y empresas, y las operaciones de mercado secundario en la Bolsa de Valores, para hacer llegar 0.25 % del PIB a las arcas del Estado, es decir unos $50 millones.

"Con la sostenibilidad fiscal vamos a mediano plazo. Dentro de unos meses tendremos definida la propuesta porque aún no está claro cuál va a ser el techo de deuda del país. Eso es demasiado comprometido y comprobado", comparó Cáceres.

Hay que subrayar que la medida que propone el FMI está enfocada para bajar el endeudamiento hacia el 2020. Sin embargo, el funcionario consideró que es "demasiado sacrificado para la población".

"El ajuste es muy grande, los mercados financieros son segmentados y no se puede hablar de un acuerdo cuando existen diferencias para su aprobación", agregó.

La empresa privada ha insistido en que la administración del presidente Mauricio Funes se ha enfocado en generar crecimiento a costa de deuda, algo que tiene como contraste problemas para cancelar servicios y productos a proveedores privados por falta de liquidez en la caja pública.

Pero sin salir de estas responsabilidades, Cáceres informó que están buscando nuevos proyectos para que el gobierno que comenzará gestión en junio del próximo año tenga garantizada una cartera de obras garantizadas.

"No sé qué ha pasado, pero está claro que la deuda está incrementada por dos factores: uno los desembolsos y otro los pagos. Cuando se cancelan cuotas de los préstamos de obras en ejecución hay un déficit que actualmente no se puede cubrir.

"Esa es una de las razones que impiden el acuerdo", recordó. La otra es por las fuerzas políticas donde la oposición considera que de poco sirve el pago de deuda del gobierno si en poco tiempo se firma otra, mientras que el oficialismo le apunta a continuar manejando de esta forma las finanzas públicas, ya que así financia los subsidios, método al que destina $43 millones al transporte público, $160 millones a la energía eléctrica y otros $143 millones al gas licuado.

El mismo Banco Central de Reserva (BCR) aseguró que el déficit fiscal de 2012 fue de $813 millones y que el gobierno sigue emitiendo deuda flotante (letras del tesoro o Letes) en un 40 %, algo que también el FMI sugiere bajar al 20%.

Hay que destacar que muchos sectores están pidiendo eficiencia y que se cumplan las medidas de austeridad, pero sobre todo que se limite la gestión de empréstitos.

Finalmente ayer, durante la Asamblea de Gobernadores del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), se confirmó que el gobierno suscribirá un préstamo total de $195 millones para otros proyectos, monto que complica el techo de deuda.