Clínicas en farmacias son una tendencia en apogeo

Las cadenas Walgreens y CVS poseen 1,012 establecimientos en Estados Unidos

CVS, una de las cadenas de farmacias más grandes en Estados Unidos, cuenta con clínicas médicas bajo el nombre de Minut Clinic. Foto EDH

Mientras en países como Estados Unidos y México la oferta de consultas médicas en las farmacias es un servicio en crecimiento que ha facilitado el acceso rápido y económico a la salud; en El Salvador, la nueva Ley de Medicamentos pretende cerrarle las puertas al modelo.

A pesar de que la normativa ya entró en vigencia, hoy en día, las farmacias locales ofrecen consultas respaldadas en la admisión que hizo la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), de un recurso de amparo interpuesto por la cadena Farmacias Económicas.

La censura local, sin embargo, contrasta con el crecimiento por el que atraviesa este esquema en EE. UU. y México; y que, incluso, según un estudio elaborado por la consultora ISM Health estas clínicas podrían volverse en proveedoras de salud para derechohabientes de instituciones de seguridad social.

Las farmacias líderes del mercado de EE. UU., Walgreens y CVS esperan incrementar este año la atención y sus ingresos, mientras que en México hasta Walmart se decantó por el modelo.

Las primeras dos cadenas poseen 1,012 clínicas en Estados Unidos, de acuerdo con un artículo del periódico inglés The Economist, publicado este mes, y que indica que aunque Walgreens proyecta crecer en los próximos años con los 372 centros de atención que maneja a la fecha; CVS aspira hacerlo al alcanzar las 1,500 clínicas para 2017.

El modelo de salud ha seguido un camino similar en México. A mediados del año pasado, según una publicación del periódico La Jornada, el 40 % de las farmacias ofrecía consulta médica.

El Economista estimó, por otro lado, que hasta agosto de 2012 funcionaban alrededor de 10,000 consultorios en las tiendas al detalle de medicamentos.

En el país azteca, la práctica inició en 1997, de la mano de Farmacias Similares. Luego se sumaron otras famosas como Farmacias del Ahorro, Farmacias Guadalajara, Tiendas Soriana, GI, Walmart y otras cadenas menores.

"Lo interesante es que este esquema parece resultar eficiente: están atendiendo a 25 pacientes por día" y se estima que crezca vertiginosamente en los próximos, afirma el artículo de El Economista "Médicos en farmacias, ¿modelo que dibuja el rumbo?".

En EE.UU. la confianza de los pacientes también la refleja el número de visitas a estos lugares, que entre 2007 y 2009 se cuadruplicó, según The Economist.

La publicación mexicana y la inglesa coinciden en que el boom y la conveniencia que han encontrado los pacientes en este modelo de salud obedece a la saturación e ineficiencia de los sistemas públicos, pero también está estrechamente ligado al elevado precio de la medicina privada y a la facilidad de horario que ofrecen a los pacientes.

El caso salvadoreño

Lograr atención médica en hospitales nacionales o en el Seguro Social puede tomar, en un día de suerte, una mañana completa, la mitad de una jornada laboral que se traduce más tarde en un descuento para el empleado. Acudir una clínica privada reduce la espera, pero eleva el costo a por lo menos $20.

Los consultorios en las farmacias acercaron los servicios de salud a los salvadoreños por precios mucho más módicos -entre $3.00 y $5.00-, en una menor cantidad de tiempo.

Desde 2006, la cadena de Farmacias Económica ha atendido a más de 100,000 salvadoreños, la mayoría de ellos de escasos recursos económicos, de acuerdo con Miguel Lacayo, presidente de la cadena, quien también dijo el surgimiento de las clínicas ha generado fuentes de empleo para un gremio que ha visto cómo cada vez es más difícil colocarse en el mercado.

Lacayo, para quien la prohibición del modelo es una violación a la libertad económica, a la propiedad y libertad de contratación, sostiene que la existencia de consultorios en los establecimientos ha hecho otra contribución: la reducción de la automedicación.

El Consejo Superior de Salud Pública (CSSP) y la Dirección Nacional de Medicamentos (DNM) , sin embargo, están convencidos de que atender pacientes y prescribirles medicamentos en una farmacia es un "acto contra la ética".

En su oportunidad, el director de Medicamentos, Vicente Coto, argumentó que la prohibición por "incompatibilidad" está establecida en la misma Ley de Farmacias que data de 1927 y que fue reformada en noviembre de 1992.

Y en un campo pagado publicado por el CSSP el pasado 16 de abril, sostiene que "la consulta médica se realiza en condiciones inadecuadas para emitir un buen diagnóstico y además la prescripción no se realiza de acuerdo a criterios profesionales (...) sino de acuerdo a la oferta de medicamentos de esa farmacia".

Lacayo, no obstante, explicó que los establecimientos en los que se presta el servicio hay consultorios equipados para realizar un diagnóstico, mientras que el diagnóstico y prescripción se hace con profesionalismo y no está sujeto a la compra de medicamentos en el lugar.

Milton Brizuela, presidente del Colegio Médico, reconoció que las clínicas han dado empleo a numerosos galenos, pero argumenta que los médicos dentro una farmacia pueden basar sus prescripciones no según las necesidades del paciente.

Pero un estudio del tanque de pensamiento RAND (Research and Development) concluyó que este modelo en EE. UU. no ha significado servicios de menor calidad.

Entre el sector privado y las autoridades, están los pacientes, quienes al igual que con la fijación de precios a algunos medicamentos, se encuentran divididos.

Los que consultan sus padecimientos en las farmacias ven resuelto cómo obtener un diagnóstico médico sin hacer largas filas o cómo pagar menos por su salud. "La mayoría del tiempo los salvadoreños andamos corriendo por nuestras obligaciones y una consulta médica en una farmacia es la solución. Por otro lado la salud publica no sirve. vas al Seguro Social y te dan cita para cuatro meses, hasta que ya estas muerto te toca", se quejó Juan Carlos Miranda en la red social Facebook.

Los más escépticos sobre la conveniencia de centros de salud en las farmacias comparten la disposición de la Ley de Medicamentos, mientras que otros únicamente piden regulación para que se garantice un servicio de calidad y el beneficio de los pacientes. —EDH

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.