"Estoy en favor de la libre empresa pero no del mercantilismo"

Robert Sirico, uno de los invitados estelares al Enade 2013, elogia el sistema de libre empresa y critica el uso abusivo del Estado

El reverendo Robert Sirico (Izq.) sostiene que el empresariado es una vocación.

Las personas y empresas tienen derecho a la propiedad privada y a obtener ganancia, pero si bien esta es importante, no es "central" ni lo único para un negocio.

Así opina Robert Sirico, uno de los ponentes principales que disertarán en el próximo Encuentro Nacional de la Empresa Privada (Enade), que se celebrará el lunes 29 de abril.

Sirico es un sacerdote católico que fundó el Instituto Acton para el Estudio de la Religión y La Libertad, un tanque de pensamiento que se dedica a la investigación y la educación.

El sacerdote asegura que él defiende la propiedad privada y el libre mercado, al punto que sostiene que "los negocios y las empresas son los mejores medios institucionales con los que se puede ayudar a los pobres a salir de su pobreza".

En su opinión, son las empresas las que al generar oportunidades de trabajo, permiten a sus empleados ganarse el sustento de manera digna.

Al preguntarle a Sirico que cómo armoniza esa idea con la reflexión de Juan Pablo II, que en 2000 dijo: "Solamente la ley de la ganancia no puede ser aplicada a lo que es esencial para la lucha contra el hambre, la enfermedad y la pobreza", este responde que está de acuerdo.

El Papa dijo también que "la Iglesia ha enseñado de manera consistente que hay una 'hipoteca social' en toda propiedad privada".

Según Sirico, en el sistema de libre mercado, la forma en que esta hipoteca social se paga es a través de la productividad. "No quiere decir que socialicemos la propiedad y la politicemos", aclara el religioso.

Él añade que estas enseñanzas de los papas no deben ser entendidas como un elogio al socialismo, puesto que es sobre la propiedad privada que recae esta hipoteca social, mientras que ese sistema niega la existencia de la propiedad privada.

El sacerdote también argumenta que si los dueños de una empresa aplican la obtención de ganancia como único criterio para evaluar el desempeño de la misma, entonces pueden matar personas, o tomar esclavos para que trabajen gratis. "Pero eso no debería ser permitido porque contradice la naturaleza humana, contradice el bien común".

Por eso se necesitan "estándares objetivos de lo correcto y lo incorrecto", los cuales se traducen en un Estado de Derecho, añade el religioso y un gobierno limitado que se encargue de aplicarlos.

Con respecto a las mentiras, los abusos y violaciones a la ley que grandes bancos cometieron y que terminaron por incidir en la más reciente crisis económica global, Sirico dice que "estoy en contra de eso".

"Mi defensa de la libre empresa no es una defensa del capitalismo clientelista, no es una defensa del mercantilismo, no es una defensa de bancos o empresarios que compran los tribunales, que compran los estados, porque estas personas actúan exactamente en contra de la libre empresa", dice el sacerdote.

Además, aclara que su defensa de los empresarios y el sistema de libertades económicas se basa en una interpretación del Génesis según la cual los seres humanos fueron creados para ejercer creatividad, control y dominio sobre la creación.

Sirico será, junto a Mark Kramer, uno de los dos ponentes principales en el Enade 2013, que se llevará a cabo el próximo lunes 29 de abril.