resumen noticias

Acevedo: El país está en una trampa de bajo crecimiento

Los principales problemas del país son económicos y fiscales, dice Carlos Acevedo

Guadalupe Hernández negocios@eldiariodehoy.com Viernes, 12 de Abril de 2013

Carlos Acevedo, quien se desempeñaba como presidente del Banco Central de Reserva (BCR), hasta el 11 de abril pasado, confesó ayer a un canal de la televisión local la vergüenza con la que se retira por ver al país estancado económicamente, reflejando el menor crecimiento de América Latina.

En la misma señaló que la deuda pública subió en $1,290 millones en el último año, aseguró que la economía crecerá menos de lo proyectado y que el tema de pensiones es un "bombazo" que explotará en 2016.

Ayer mismo, a las 12:00 del mediodía el ex funcionario de gobierno viajó a la ciudad de Washington, Estados Unidos, en donde el lunes próximo asumirá el cargo de director para Centroamérica del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Durante la entrevista, Acevedo señaló que "El Salvador es el país con el menor crecimiento en Latinoamérica, y para un economista es vergonzoso y doloroso que el país por el que uno trabaja no esté en el pelotón de la carrera del crecimiento".

El economista comparó su dolor con el que siente un aficionado que ve perder a su equipo.

El estancamiento económico se observa, dice Acevedo, en el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), que en los últimos tres años ha rondado entre el 1.5 % y 2 %.

De hecho, la última estimación del BCR, indica que la economía crecerá tan sólo 1.8 %, y no el 2.3 % como se había previsto anteriormente por el Ejecutivo.

"El país está en una trampa de bajo crecimiento, de baja inversión y de una pobreza que disminuye lentamente... Las finanzas públicas no se estabilizan porque la economía no crece suficiente", expresó.

El ex funcionario, afirmó -basado en los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)- que el país que menos ha crecido en los últimos 13 años en la región latinoamericana es El Salvador, seguido de México, Nicaragua y Guatemala.

De hecho, en Centroamérica, el país se mantiene a la cola en el sendero del crecimiento, una situación que resienten los salvadoreños en sus ingresos y en las dificultades para obtener un empleo.

Estima que para que El Salvador despegue económicamente debería de crecer a un ritmo del 6%, y para lograr eso debe garantizar un mejor clima de inversiones y de seguridad ciudadana.

Asimismo, dijo que el país requiere más inversiones, mayor educación, mejor infraestructura (carreteras y puertos, tramitología ágil, y bajar los costos de la energía).

Otra de los problemas, que a juicio de Acevedo hay que ponerle atención, es al alto nivel de endeudamiento que ha alcanzado nuestra nación en los últimos años. Aunque aclaró que un 90 por ciento es producto del pasado, ya que de cada $100 de deuda pública $90 se heredaron.

En el último año, según las cifras del BCR, la deuda pública total aumentó $1,296 millones, es decir un 10%, ya que pasó de $13,070 millones que registró en febrero de 2012 a $14,366 millones al mismo mes de este año. De ese total, más de $400 millones corresponden a la deuda pensiones, más $800 millones de Eurobonos.

Para revertir el nivel de la deuda la clave, según el exfuncionario, es alcanzar tasas de crecimiento económico mayores del 1.5%, aumentar los ingresos y disminuir los gastos.

Si no se logra la sostenibilidad fiscal, añade, la dolarización tampoco será sostenible y llegará el momento en que el gobierno tendrá problemas para pagar a los proveedores y los salarios públicos.

"En esta administración ha habido atrasos pero no ha llegado el punto en que no tenemos para pagar todos los salarios... En una situación, la otra salida serían los despidos o emitir moneda. Ahí sería el inicio de la desdolarización", sostiene, reconociendo que siempre ha sido un crítico de la dolarización porque fue mal hecha, pero que nunca ha propuesto regresar al colón.

Insiste en que si no se logra la sostenibilidad fiscal es bastante probable que el siguiente gobierno enfrente muchas dificultades financieras.

A modo de conclusión, Acevedo recomendó al Gobierno apretarse el cinturón, tratar de que la economía crezca un poco más, mantener el esfuerzo de consolidación fiscal y hacer que la empresa privada invierta.