País, noveno proveedor de ropa de EE. UU. en el mundo

Estados Unidos ha optado por colocar más pedidos en el Istmo debido a que en Asia se encarecieron los costos de producción y se redujo la mano de obra calificada El Ministerio de Economía presentará el acuerdo hoy a la Asamblea Legislativa

El sector textilero salvadoreño arrancó enero 2013 con un crecimiento del 6.5 %. foto edh /cortesía

En los últimos tres años, las empresas textileras de la región aseguran haber percibido un renovado interés de Estados Unidos por Centroamérica, con la que tienen vigente un Tratado de Libre Comercio desde 2008.

La evolución del sector y la preferencia de Estados Unidos por la región, ha permitido que El Salvador se haya posicionado como el noveno proveedor de prendas de vestir de la gran nación del norte en el mundo.

Dicha preferencia por la región ha sido expresada por los ejecutivos encargados de decidir a dónde colocar las órdenes de producción de reconocidas y nuevas marcas de prendas de vestir, sostienen textileras locales.

"Constantemente hemos estado recibiendo en nuestras plantas de producción a ejecutivos que están regresando a la región, después de muchos años, para conocer nuestras capacidades como productores de tela ancha y angosta, así como para conocer las fortalezas de la cadena de valor en El Salvador y a nivel regional" dijo Dana Barlow, CEO de The Moore Company.

Las ventajas competitivas que ha logrado la región Latinoamericana frente a otros mercados será discutida durante la reunión anual de la Red de Productores Americanos de Prendas de Vestir, conocido como AAPN, por sus siglas en inglés. La cita tendrá lugar del 5 al 7 de mayo en la ciudad de Miami Beach, Estados Unidos.

En esa ocasión, los textileros conversarán sobre las prendas de vestir hechas en América, con la intención de facilitar el intercambio de experiencias sobre la evolución de este sector en la región.

Las áreas específicas a evaluar son reducción en los ciclos de producción, nuevas capacidades adquiridas, flexibilidad y rapidez de las entregas, entre otros criterios tomados en cuenta por las grandes marcas de vestuario, para decidir a dónde colocarán sus pedidos en cada una de las temporadas.

Durante la jornada, los involucrados en el sector valorarán como han ido evolucionando las percepciones sobre el desempeño de los textiles y confección de Latinoamérica versus Asia, que parecen estar en constante evolución, y dependen, en gran medida, de la exploración que hacen representantes de las marcas en cada región.

Los textileros del Istmo recuerdan cómo a partir de la liberalización del régimen de cuotas en 2005, la colocación de pedidos se redujo considerablemente, debido a las ventajas en costos de operación al trasladar la producción a Asia.

Fue precisamente, esa pérdida de competitividad la que motivó al sector a hacer un doble esfuerzo por atraer nuevas inversiones para producir hilaza, tela, accesorios para la industria, prendas de vestir, entre otros productos y servicios relacionados con la industria. Eso permitió fortalecer la verticalidad de la industria.

Y en la actualidad, también ha contribuido a posicionar a la región nuevamente como una alternativa viable ante la escalada de los costos de energía y transporte que significan los envíos hacia regiones como Asia, y ante la reducción de disponibilidad de mano de obra en China.

De hecho, las exportaciones de Centroamérica hacia EE. UU. –con el TLC– en 2012 alcanzaron los $7,797 millones y El Salvador contribuyó con $1,840 millones.

El más beneficiado, ha sido el clúster de fibras sintéticas textiles formado por empresas como: George C. Moore, Darlington Fabrics, Apparel Production Services (APS), CS Central America, Pettenati, TexOps, ProDept y Unifi. Esta última fue la última inversión textilera instalada en suelo salvadoreño.

La importancia de este clúster fue destacado en un sondeo hecho por la AAPN a 13 ejecutivos seniors, para ampliar la producción de sintéticos en C.A. "Como miembros del clúster de sintéticos en El Salvador estamos convencidos de que vamos por el camino correcto. A la vez, estamos conscientes de que el dinamismo del sector no depende de una sola empresa o de un país, necesitamos crecer y trabajar como región para fortalecernos frente a Asia", dijo Steve Perry, vicepresidente Senior de Darlington Fabrics.