Empresas en aprietos por pago de más impuestos

Muchos negocios están reportando números rojos

Las personas naturales y jurídicas aplican desde enero de 2012 nuevos parámetros para pagar la renta. Foto EDH / archivo

Cientos de empresas de todo el país, la mayoría pequeñas y medianas, se están comiendo las uñas de la preocupación tras hacer sus cálculos del pago de la renta correspondiente al año fiscal 2012.

El pago del 30 % sobre las utilidades o el 1 % como impuesto mínimo sobre los ingresos brutos que se percibieron el año pasado (se pagará de impuesto la cantidad que sea mayor), como parte de una reforma tributaria aprobada en 2011, les está mostrando números rojos en sus estados contables y, si no logran cancelarlos, considerarían aumentar los precios de sus productos, cerrar sus negocios o aplicar otras medidas para recuperar lo que pagarán al Fisco.

La reforma tributaria indica que las empresas con rentas gravadas mayores a $150 mil tendrán que pagar un 30 % del impuesto sobre la renta sobre sus utilidades.

Pero la misma ley establece, además, un pago mínimo del 1 % sobre los ingresos brutos, que desde un inicio fue rechazado por el sector empresarial y considerado como un nuevo impuesto.

El resto de las empresas que no supera los ingresos de $150 mil anuales solo pagarán el 25 % de la renta, como ocurría antes de que se aprobara la reforma.

Este año, al declarar sus impuestos, las empresa deben pagar ya sea el 1 % o el 30 % de la renta. Eso sí, debe pagar la de mayor cantidad.

Al hacer sus números, muchas empresas, sobre todo aquellas que manejan productos con grandes volúmenes, se han topado con que el pago del 1 % es mayor al 30 % de sus utilidades y por tanto sus ganancias se reducen.

Por ejemplo, si una empresa obtuvo ingresos brutos de un millón de dólares con el impuesto del 1 % tendrá que pagar $10 mil.

Pero si de ese millón de dólares solo obtuvo $20 mil de utilidades, el 30 % de esa cantidad es $6,000. En este caso, la empresa tendría que pagar un impuesto de $10,000 y no de $6,000.

Pablo Durán, presidente de la Corporación de Exportadores y aún presidente de la Unión de Micro, pequeñas y medianas empresas (Unión Mipyme), aseguró que hay cinco mil empresas que están reflejando pérdidas en sus estados financieros debido al nuevo sistema de pago de renta. "Hay empresas que están perdiendo todas sus utilidades. Dígame si perder es negocio", indicó Durán.

Según una clasificación de empresas por el rango de ingresos de 2011, elaborada por la Dirección General de Impuestos Internos del Ministerio de Hacienda, hay 3 mil 506 empresas que tienen ingresos que van desde los $150 mil uno hasta los $500 mil y otras 1,478 empresas tienen ingresos que van desde los $500 mil uno hasta un millón de dólares.

Con base en estos ingresos, Durán asegura que son las pequeñas y medianas empresas las que más saldrán afectadas con este impuesto, pues son las que tienen menos margen de utilidades al final del año.

El empresario dijo que para que los negocios pudieran soportar estos impuestos, tendrían que tener niveles de utilidades superiores al 6 %, pero las que tienen que pagar más, son pequeñas y medianas empresas que tienen márgenes de utilidad del 2 al 3 %.

El presidente de la Asociación de Distribuidores de El Salvador (ADES), Rodrigo Zablah, confirmó que las empresas agremiadas están registrando pérdidas por el pago del 1 % mínimo.

Lo que más le preocupa a Zablah es que muchas de estas compañías no tienen grandes niveles de ganancias, pero sí son generadoras de empleo.

"Si los impuestos son más altos, las empresas van a tener que recortar personal o subir los precios a los consumidores porque los niveles de utilidad no serán suficientes", dijo el empresario.

En la Asociación hay entre un 40 y 50 % de empresas que estarían afectadas por este nuevo sistema de cobro de impuestos.

Lo mismo le ocurre a los beneficiadores de café, que están excluidos de las exenciones que La Ley del Impuesto sobre la Renta detalla para el cobro del 1 % como impuesto mínimo.

Carlos Borgonovo, presidente de la Asociación de Beneficiadores y Exportadores de Café (Abecafe) dijo que el Gobierno está cobrando impuestos sobre ganancias no creadas. "Esto afectará en gran medida a las empresas, sobre todo a los exportadores", dijo.

El cafetalero agregó que este pago se suma a una racha de dificultades con las que el sector se ha enfrentado en 2012, como la plaga de la roya y la disminución de los precios a nivel internacional.

Más gastos

Pero el pago de los impuestos no es el único problema. Además de eso, el Ministerio de Hacienda les manda a pagar el 5 % sobre los dividendos repartidos a accionistas, incluso aquellos que no vivan en el país.

Para Durán, esto se suma a una larga lista de gastos que las compañías tienen que hacer y que no sólo les reduce sus ganancias, sino también la posibilidad de seguir invirtiendo y, por ende, de emplear a más personas. "El 2012 fue un año difícil, no ha habido crecimiento económico", dijo Zablah.

Con los cálculos del pago de la renta, muchas empresas tendrán que hacer ajustes para determinar si su empresa continúa o si ya no le es rentable el negocio.

Durán lamentó que las medidas fiscales vayan a impactar negativamente en el empleo y en la inversión privada, que desde años anteriores viene cayendo.