FMI insta reformar los ineficaces y costosos subsidios

Déficits presupuestarios son "incontrolables y amenazan la estabilidad de la economía", dice

Energía. Entre enero y octubre de 2012 el país pagó $128.8 millones en subsidio eléctrico.

WASHINGTON. El Fondo Monetario Internacional (FMI) urgió este miércoles a reformar los subsidios energéticos por "ineficaces" y "costosos", que se calcula alcanzaron cerca del 2,5 % del PIB global en 2011, suponen un freno al crecimiento económico y no ayudan a la reducción de emisiones.

"Para algunos países el peso fiscal de los subsidios de energía han crecido tanto que los déficits presupuestarios se han vuelto incontrolables y amenazan la estabilidad de la economía", afirmó David Lipton, "número dos" del FMI, durante la presentación del informe "Reforma de subsidios energéticos: lecciones e implicaciones" en el Peterson Institute de Washington.

Especialmente, agrega el FMI, los subsidios tienen efectos adversos para los países en desarrollo, con una veintena de ellos con un gasto en subsidios energéticos de más del 5 % de su PIB, entre ellos Venezuela, Egipto, Arabia Saudí y Ecuador.

En 2012 El Salvador gastó $400.6 millones en subsidios de gas propano, electricidad y transporte. Muy por encima de 2011 cuando el gasto ascendió a $335.2 millones, según datos del Ministerio de Hacienda.

"Debido a los bajos precios hay muy poca inversión en infraestructura necesitada. Se gasta más en subsidios que en salud pública y educación, con el consiguiente deterioro del desarrollo de capital humano", señaló Lipton.

Por otro lado, el reporte contradice uno de los principales argumentos utilizados por los Gobiernos para su aplicación: su supuesta ayuda a los más desfavorecidos.

A juicio del organismo internacional son "altamente ineficaces" y "podrían ser sustituidos por mejores maneras de proteger a las partes más vulnerables de la población".

"La mayor parte de los beneficios de estos subsidios es aprovechada por los hogares de mayores ingresos, por lo que refuerzan la desigualdad", afirma el reporte que estudia la situación en 176 países de todo el mundo.

En El Salvador, las deterioradas finanzas públicas mantienen al Gobierno en morosidad para el pago de subsidios al transporte (al que se destinan más de $40 millones por año), en tanto para energía se destinan más de $100 millones solo para el sector residencial, y en gas propano son en promedio $13 a $14 millones mensuales, según datos del ministerio de Hacienda. Solo en 2012 sumaron $130 millones en gas propano.

A la cabeza de estos subsidios en todo el planeta, que según el estudio totalizaron 1,9 millones de millones de dólares en 2011, se encuentran EE.UU. con 502,000 millones, China con 279,000 millones y Rusia con 116,000 millones.

Si se eliminaran estos subsidios a combustible fósiles, que alteran el precio de manera artificial, el FMI estima que las emisiones de gases de efecto invernadero se reducirían hasta en 13%.

Gran variedad

El informe señala que, de media, "el 20 % de los hogares más ricos en los países de medianos y bajos ingresos acapara el 43 % de los subsidios de combustible".

Aunque la mayor parte de los subsidios se concentra en el petróleo, el análisis también estudia los ofrecidos a otros tipos de energía como eléctrica, carbón y gas.

El organismo internacional agregó a los afectos adversos de estas políticas sus consecuencias medioambientales, ya que "alientan un consumo excesivo de energía" y contribuyen al calentamiento global y el cambio climático.

No obstante, Lipton reconoció que pese a que "una reforma de los subsidios es necesaria es mejor hacerlo de manera adecuada que apresurada".

Por ello aseguró que la subida de precios que conllevaría esta progresiva supresión de los subsidios debe ir acompañada de "medidas de mitigación", con los programas focalizados de transferencia de efectivo y ser implementada a "un ritmo adecuado y progresivo".

Como recomendaciones de esta reforma, Lipton destacó la importancia de "despolitizar" la fijación de los precios y mejorar la eficiencia de las empresas públicas energéticas.

Por otro lado, el Fondo Monetario explicó que los países en vías de desarrollo tienden a subsidiar la energía antes de impuestos, es decir, por debajo de su valor de suministro.

La región donde más se acumula este tipo es el Oriente Medio y norte de África, casi el 50%. —EFE/EDH

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.