BID cuestiona distribución de subsidios de agua y luz

Organismo recomienda encontrar un balance entre la ayuda social y la sanidad fiscal del país

El subsidio a la energía eléctrica es uno de los que aún pueden focalizarse, recomendó el BID. foto EDH / archivo

Un informe ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cuestionó la distribución de los subsidios que el Gobierno entrega a las familias más pobres por los efectos que está ocasionando en las finanzas públicas.

El documento destaca que el Gobierno gastó en 2011 cerca de 1.8 % de su Producto Interno Bruto (PIB) para entregar subsidios a las familias salvadoreñas.

Son $335.2 millones de dólares que en 2011 se entregaron a través de subsidios al gas licuado de petróleo, transporte público y subsidio a la electricidad, según reflejan los datos del Ministerio de Hacienda. En 2012 se gastaron $400.6 millones.

El BID señala que a pesar de que el Gobierno ha realizado algunos intentos para mejorar la focalización de los subsidios "no todas esas modificaciones han tenido resultados distributivos de igual magnitud".

Puso como ejemplo la distribución del subsidio a la energía eléctrica, que favoreció a los hogares con más ingresos.

También ocurrió lo mismo con el subsidio al agua potable, que "tiene una mayor concentración en hogares de mayor poder adquisitivo", señala el BID.

En cuanto al subsidio al gas propano, el organismo expuso que a pesar de que el nuevo esquema de entrega ha reducido el contrabando y ha aumentado su cobertura, el esquema aún se puede mejorar y lograr mayor ahorro fiscal.

El ahorro fiscal todavía es posible en el resto de subsidios, afirma el BID.

El organismo señala que el desafío es encontrar un balance entre los mecanismos que ayuden a una mejora en las finanzas públicas, pero sin que afecte la economía de las familias más pobres.

Pide reducción de gasto

El Gobierno, que reconoce que debe reducirse el gasto en estos subsidios, apenas ha comenzado con el del gas propano. El Ministerio de Economía está haciendo una actualización de datos de los beneficiados y un nuevo esquema de entrega para ahorrarse unos $25 millones al año.

Pero no ocurre lo mismo con el subsidio a la energía eléctrica, que sigue igual que como se aprobó en enero de 2012: son beneficiarios del subsidio los usuarios residenciales con consumos de entre uno y 200 kilovatios/hora mensuales.

El BID señala que en cuanto al subsidio al agua potable, el 97 % de la población lo recibe, pues, según los parámetros, se ayuda a los hogares que consumen entre tres y 50 metros cúbicos. El organismo señala que quienes se benefician de este subsidio son las familias con más dinero porque la cobertura de Anda está concentrada en el área urbana y metropolitana del país.