LaGeo perdió 80 mil toneladas de vapor por no invertir

Primera fase de plan incluye el tratamiento químico de las plantas

La planta geotérmica de Berlín, Usulután, genera energía a través de varios pozos de los que se obtiene el vapor. Foto edh / Archivo

El vapor que emana de los pozos que perforó LaGeo y que se utiliza para generar energía eléctrica en el país se está agotando debido a la falta de inversiones, a raíz del litigio entre la empresa italiana Enel y Cel-Ine.

Así lo dijo ayer el presidente de Enel Green Power España, Maurizio Bezzeccheri, en una entrevista televisiva.

Un informe técnico indica que en 2012 se perdieron entre 75 y 80 mil toneladas de vapor por no haber hecho el debido mantenimiento de los pozos, lo que significa que se perdió el consumo eléctrico anual para alrededor de nueve mil hogares salvadoreños.

El vapor ya está disminuyendo en los nueve pozos abiertos en la central geotérmica de Berlín, en Usulután, y otros dos en la planta de Ahuachapán.

"Si no hacemos alimentaciones con otros pozos, si no estudiamos qué pasa en el subsuelo, el riesgo es que estos recursos se vayan agotando", dijo Bezzeccheri.

"Es como una olla de vapor, que al final cae la presión", explicó en términos sencillos.

Para que los pozos estén generando constantemente el vapor que se necesita, la empresa requiere hacer estudios constantemente y estar inyectando fluido geotérmico para mantener la producción en niveles óptimos.

Pero LaGeo no ha podido realizar más proyectos de inversión porque el Gobierno, a través de Cel-Ine, se niega a capitalizar las acciones que la italiana Enel ha ganado al invertir en El Salvador.

A la fecha la empresa italiana ya tendría derecho al 53 % de las acciones de LaGeo.

Sin embargo el Gobierno se niega a acatar el fallo de un tribunal francés que dio la razón a Enel y ha recurrido a instancias internacionales para revertirlo, alegando que el subsuelo le pertenece al país.

El presidente de la República, Mauricio Funes, lo llamó incluso "la mayor estafa al erario público que una compañía haya hecho al país".

Ha afirmado, además, que acudirá a la Corte Suprema de Justicia para que el contrato se declare nulo.

Bezzeccheri sostuvo ayer que aunque Funes tiene todo el derecho de presentar sus apelaciones a las instancias que considere oportunas, todos los argumentos que se puedan plantear sobre el caso ya fueron conocidos por un tribunal internacional francés que ya falló a favor de la empresa italiana.

Pero lo que a Bezzeccheri le preocupa es que este proceso dilate aún más las inversiones que se podrían estar haciendo en el rubro. "Me parece justo que lo haga, pero todo esto está terminando en una ralentización, una parálisis de la actividad de LaGeo y esto significa que se retrasan los proyectos", señaló.

Además le preocupa el tiempo que tardarían en generar más megavatios, pues según los cálculos se necesitan por lo menos cinco años de trabajo para generar la energía, que tanto necesita nuestra nación.

Para el empresario, el objetivo principal de Enel es desarrollar la geotermia y seguir invirtiendo para generar energía barata y sostenible.

Agregó que una empresa con más de 100 años de experiencia y con presencia en 16 países conoce todas las ventajas de trabajar en este rubro y también todas las trabas que se presentan por la diferencia de legislación que tiene cada país. Al final de la entrevista Bezzeccheri señalo que no están pensando en presentar ningún recurso ante la negativa del Gobierno de aceptar el fallo del tribunal francés.