Bancos colombianos controlan el 53 % del sistema financiero

Bancolombia, Davivienda y Banco de Bogotá mantienen una fuerte presencia en el sistema bancario salvadoreño

Banco Agrícola es por ahora la institución financiera más sólida en todos los rubros, sobrepasando por mucho a sus más cercanos competidores bancarios. Foto EDH / archivo

Sin tanto aspavientos, y casi sin despeinarse, los conglomerados colombianos se han ido posicionando fuertemente en el sistema bancario salvadoreño, llegando a mantener una presencia del 53 % en los activos totales del sistema.

En un poco más de un quinquenio, Bancolombia se convirtió en el dueño del Banco Agrícola, la primera entidad financiera del país, ya que posee el mayor tamaño en activos (28.5 %), en cartera de créditos (29.1 %), depósitos (27.6 %) y en patrimonio (32.1 %).

Asimismo, desde 2010, el Banco de Bogotá toma las decisiones más importantes en la quinta mayor institución de El Salvador: el Banco de América Central (BAC Credomatic).

De acuerdo con la calificadora de riesgo Equilibrium, en términos de estructura, el BAC continúa privilegiando su expansión en el segmento de banca de personas, principalmente en tarjetas de crédito y el financiamiento de créditos para vivienda.

Y luego vino Davivienda, que el año pasado compró al cuarto banco más grande: HSBC Salvadoreño, que en 2012 tuvo una destacada participación en los segmentos de vivienda y consumo.

En conjunto, los tres bancos colombianos controlan el 53 % de los créditos de la cartera bruta total, alrededor del 52 % de los depósitos y el 56 % del patrimonio del sistema.

Nada mal para entidades financieras que, apenas hace seis años, casi nadie conocía en Centroamérica.

Actualmente esas tres entidades financieras promueven agresivos planes de crédito y planes de ahorro en los principales medios del país, en los que además de gran creatividad muestran estrategias ambiciosas para posicionarse mejor en la mente de sus clientes.

Un poco de historia

Fue precisamente en 2006, cuando Bancolombia ingresó al mercado financiero nacional.

Para tener derecho a poner un ancla en El Salvador, Bancolombia desembolsó $900 millones por Banco Agrícola, pero en la operación también se llevó otras entidades insignias del mercado financiero, tales como la Aseguradora Suiza Salvadoreña (Asesuisa), AFP Crecer y la casa corredora de Bolsa Bursabac.

La última gran transacción que acaba de realizar Bancolombia en el Istmo fue la adquisición de HSBC Panamá por $2,100 millones, con la cual la financiera colombiana se consolidó como la entidad bancaria líder de Centroamérica.

En El Salvador tuvieron que transcurrir otros cuatro años, para que otro grande de Sudamérica, el Banco de Bogotá, se decidiera a meterse en la región. Los bogotanos pagaron $1,900 millones a la firma estadounidense GE Electric por las operaciones regionales del BAC Credomatic Centroamérica.

El Banco de Bogotá pertenece al poderoso Grupo Aval de Colombia, el cual también cobija al Banco de Occidente, Banco Popular y Banco Av Villas, además de la AFP Porvenir.

El último gran protagonista colombiano, que entró a la arena salvadoreña, fue el Banco Davivienda en 2012 al adquirir la operación bancaria de HSBC en Costa Rica, Honduras y El Salvador.

En esta megatransacción, Davivienda desembolsó $801 millones. La operación implicaba la venta de las operaciones bancarias, compañías de seguro y financieras que tenía HSBC en estos tres países.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.