Propesca: Sector pesquero sin brújula

Pescadores artesanales no estarían en plan Fomilenio II. Consulta será 21-22 de febrero

Los pescadores artesanales están pretendiendo que su trabajo se vea mejor recompensado. Foto EDH/archivo

Pese a la riqueza natural que representan 320 kilómetros lineales de mar para El Salvador, las comunidades costeras están sumergidas en condiciones de pobreza, que incluye los niveles más bajos de educación y exclusión, una falta de políticas y falta de recursos en la instituciones responsables; ha reflexionado la Fundación Propesca, con sede en Seattle, EE.UU.

Propesca propicia para los próximos días la Primera Cumbre de Pescadores y Acuicultores, en las que serán consultados sobre sus condiciones.

El propósito es crear una nueva ley que norme esos sectores. Este congreso, dicen los organizadores, se da en el contexto de una carente política estatal que de visión y dirección a estos sectores, dependencia desmedida de la ayuda internacional, pocas sinergias con programas y proyectos de gobierno.

"La pesca ha representado una fuente de alimento para la humanidad, proveyendo beneficios económicos y sociales a los que se dedican a esta actividad. Un ordenamiento adecuado de estas actividades es la única forma de lograr que la pesca y la acuicultura realicen su potencial en términos de beneficios nutritivos, económicos y sociales, y de forma sostenible", dijo Enrique Patiño, presidente de Propesca.

Los pescadores artesanales marinos en El Salvador son 20 mil, y además hay 5 mil 700 continentales, según la encuesta estructural de la Pesca y la Acuicultura en Centro América, realizada por el Organismo del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano en 2009 en El Salvador, Guatemala, Panamá, Nicaragua, Honduras y Belice.

Según ese mismo estudio, tienen en su haber unas 15 mil embarcaciones pesqueras entre cayucos de madera, cayucos de fibra de vidrio, lanchas y pangas medianas y grandes de 25 a 32 pies de eslora (largo). —AGENCIAS