resumen noticias

Casa para Todos construirá solo 5,000 viviendas a 2014

Martes, 12 de Febrero de 2013

A un año de que finalice el quinquenio de la administración Funes y con un poco más de 3,500 viviendas de interés social ya finalizadas o en proceso de construcción, la meta de edificar 25,000 unidades bajo el programa Casa Para Todos le quedó grande al Gobierno.

Sin una ley de intereses preferenciales y sin la tan anunciada ley de agilización de trámites para la construcción se avanzará muy poco en los 15 meses que le restan a este Gobierno, advierte la Cámara Salvadoreña de la Construcción (Casalco)

De acuerdo con el presidente de la gremial, Carlos Guerrero, con suerte, el programa cerrará con 5,000 unidades habitacionales, una quinta parte de lo previsto, una octava parte de lo que necesita el país para acabar con el déficit habitacional cuantitativo.

De 34 proyectos iniciales anunciados por las autoridades, solo cinco se han concretado o están en proceso, las cuales según Fonavipo suman 3,599 viviendas.

Nuevo Belén, en San Miguel; Procavia y Santa Lucía, en Santa Ana; y Los Almendros II, en San Martín, ya fueron finalizados y están en fase de comercialización, pero en Sonsonate, el proyecto Los Manantiales apenas comienza.

La iniciativa, basada en el modelo brasileño "Mi Casa, Mi vida" fue anunciada en 2009 con bombo y platillo como una panacea que reactivaría a la industria de la construcción y reduciría el déficit habitacional, que ronda las 40,000 unidades. Ante la falta de avances, la iniciativa fue relanzada en 2010 por Funes, quien admitió que el programa no estaba dando los frutos esperados. Al respecto, el mandatario argumentó que como el sector financiero se mantenía reacio a otorgar créditos a la empresa privada, esta no había podido ejecutar la cuota que le correspondía.

Efectivamente, el plan contemplaba que el sector privado desarrollara por su cuenta proyectos habitacionales de interés social, pero Guerrero explicó que otro de los problemas a los que se enfrentaron fue la falta de "incentivo s a la demanda para que el sector privado pudiera reinventarse y dar ese paso como para generar esa oferta".

De acuerdo con los datos de la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), la cartera de créditos hipotecarios cerró 2012 con un crecimiento de apenas 1.5 % al pasar de $2,148 millones en 2011 a $2,180 millones el año pasado.

Pero los desarrolladores de proyectos corrieron con menos suerte, pues la cartera del sector construcción cayó 6.5 % a diciembre del año pasado. Después de que en 2011 sumó $398.3 millones, en 2012 esa cifra bajó a $371.7 millones, según Abansa.

Guerrero recordó que para facilitar el acceso al crédito, Casalco propuso hace varios años la aprobación de una ley de intereses preferenciales, pero esta propuesta lleva la misma cantidad de tiempo engavetada en la Asamblea Legislativa. "Hemos instalado una mesa en la Secretaria Técnica de la Presidencia para tratar el tema, pero realmente no veo que vayamos avanzando como quisiéramos", aseguró Guerrero.

La ley de agilización de trámites para la construcción ha seguido el mismo camino. A pesar de que forma parte del paquete para atraer inversiones y de que ya había sido consensuada ni siquiera ha sido enviada a los legisladores. Sin la normativa, por ejemplo, se pierde la oportunidad de que los permisos de construcción de proyectos de mediana o gran envergadura tomen 180 días y no tres años, como sucede ahora.

Guerrero explicó que "con una ley de agilización de trámites nuestro sector podría generar una cantidad importante de viviendas en el año, y con una de intereses preferenciales se cerraría el círculo virtuoso, porque se asimilaría más rápido la oferta", concluyó.