resumen noticias

Millones de personas sin acceso al crédito en 2011

Un informe mundial indica que hubo disminución de microcréditos en Asia y los países del Pacífico. América Latina aumentó 105 mil clientes más

Karen Molina nacional@eldiariodehoy.com Martes, 5 de Febrero de 2013

Un informe elaborado por la Campaña de la Cumbre del Microcrédito, con sede en Estados Unidos, determinó que unas 13 millones de familias de escasos recursos en todo el mundo dejaron de tener acceso al crédito, en 2011 respecto a 2010.

La mayor reducción se registró en los países de Asia y el Pacífico, donde la fuerte regulación de los gobiernos y la crisis económica mundial fueron algunas de las razones del decrecimiento.

Sin embargo los datos fueron positivos en Europa, Estados Unidos, América Latina y el Caribe, el Medio Oriente, África del Norte y África Subsahariana, quienes alcanzaron un crecimiento moderado, aunque no el alcanzado en años anteriores.

En América Latina y el Caribe hubo 105 mil personas más que tuvieron acceso al microcrédito.

En Medio Oriente, el crecimiento fue de 356 mil personas más que accedieron al crédito y mejoraron su calidad de vida.

En el informe se destaca que "a pesar de este retroceso en 2011, las instituciones de microfinanzas (IMF) todavía proporcionan microcréditos a más de 124 millones de hogares en situación de pobreza en todo el mundo. Y si se toma como promedio de cinco personas por familia, significa que más de 621 millones de personas fueron beneficiadas.

Esta organización, que recibe la información de unas 900 microfinancieras en todo el mundo, trabaja para asegurar que más personas accedan al crédito y con ello, reduzcan su vulnerabilidad en la economía mundial.

En la India, donde se ha reportado una caída significativa de los microcréditos, hay que ser más creativos, según dijo Vijayalakshmi Das, directora general de Ananya Finance en la India. "Tenemos que reconocer que somos tan vulnerables como nuestros clientes. La crisis nos ha dicho que ya es hora de que invirtamos más tiempo en la comprensión de nuestros clientes y sus necesidades y responder en consecuencia", destacó en un comunicado oficial.

Entre las conclusiones que se plasman en el informe está la necesidad de encontrar una mejor manera de ayudar a las familias a obtener más crédito. "Las microfinanzas tienen éxito sólo cuando sus clientes crecen y prosperan. Y para que nuestros clientes prosperen, necesitamos encontrar maneras de ayudarlos a abordar las muchas áreas de vulnerabilidad en sus vidas", destaca el documento.

El uso de la tecnología es una de las herramientas que las microfinanzas están explorando y explotando en algunos países del mundo y que podría reducir los costos de operación de las empresas.

"Al tomar ventaja de la tecnología móvil y la revolución digital, podemos reducir los costos y ampliar estas ofertas, permitiéndole a las personas superar las crisis financieras y salir de la pobreza", destacó Voorhies Rodger, director de servicios financieros para los pobres de la Fundación Bill y Melinda Gates.

En El Salvador

El otorgamiento de microcréditos en el país sigue aumentando poco a poco, según afirmó la directora ejecutiva de la Asociación de Organizaciones de Microfinanzas (Asomi), Roxana Durán de Ayala.

Sin embargo, la ley contra la usura, aprobada en enero pasado y que establece techos máximos para aplicar tasas de interés a los créditos, repercutirá negativamente en el otorgamiento de préstamos, sobre todo aquellos que van dirigidos a la micro y pequeña empresa, que solicita pequeñas cantidades de dinero para mantener a flote sus negocios.

Según Roxana Durán, las microfinancieras no tendrán la capacidad de absorber los costos de operación para otorgar pequeños créditos, por lo que se podrían eliminar algunos productos crediticios que antes iban dirigidos a las personas más pobres del país.

Solo esperan que el Banco Central de Reserva publique las primeras tasas de interés para determinar cuáles serán las acciones que tendrían que tomar para no dejar fuera a muchas personas que financian sus pupuserías, panaderías y otros pequeños negocios con este tipo de financiamiento.

La Asociación pretende realizar seminarios y capacitaciones en los próximos meses para buscar la mejor forma de trabajar con la ley y no afectar al cliente. En principio la ley buscaba perseguir la usura informal, pero al final terminó regulando al sector formal.