Caficultores aún esperan ayuda del MAG contra la roya

Empresarios locales proponen que no se venda a un solo inversionista b Crearán fondo para asistencia al sector. Piden reactivar Procafé

Los cafetaleros analizan crear un nuevo fondo para reactivar el sector ante la negligencia del Gobierno. Foto EDH/archivo

Han pasado casi quince días, desde que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) anunciara la entrega de un paquete de insumos agrícolas para el control de la roya, y los cafetaleros todavía esperan que esa cartera de Estado desembolse el primer cinco para ayudarles a eliminar dicha plaga, pese a que la medida tenía carácter de urgente.

El MAG prometió un Programa de Control Integral de la Roya de Café, que fue anunciado con bombos y platillos por el MAG, debido a las peticiones de ayuda de los mismos caficultores, el cual se ejecutaría con una inversión de $3 millones, e incluía un equipo técnico que brindará asesoría en seis cordilleras: Cacahuatique, Tecapa-Chinameca, Chichontepec, El Bálsamo, Alotepec-Metapán, Apaneca-Ilamatepec, consideradas las principales regiones cafetaleras del país.

Sin embargo, un vocero de la institución comentó ayer que la entrega de los paquetes comenzará hasta finales de mes, según la programación; mientras eso ocurre, los cafetaleros siguen batallando por su propia cuenta contra la plaga que desde julio pasado comenzó a invadir las plantaciones.

Se estima que en la actualidad un 100 por ciento del parque cafetalero ha sido atacado por la plaga, dañando en promedio más de un 30 por ciento (por finca). Aunque existen algunos casos, sobre todo en el occidente del país, en donde el daño abarca hasta el 90 por ciento.

El avance de la roya, que extiende desde México hasta Panamá, motivó a los cafetaleros de la región a hacer un llamado cada uno de los gobiernos, para una pronta intervención y a declaratorias de emergencia.

Hasta la fecha, solamente Honduras y Costa Rica ha lanzado este tipo de declaratorias, pese a los constantes llamados de ayuda que han hecho los cafetaleros, como lo han hecho los salvadoreños.

Ayer, las gremiales del sector volvieron a expresar su preocupación, pues consideran que en lugar de acciones de apoyo, el Gobierno ha minado las operaciones de Fundación Salvadoreña para Investigaciones del Café (Procafé), que desde 1990 apoyaba al sector cafetalero con investigación y transferencia de tecnología.

Para realizar las investigaciones, la Fundación recibía una transferencia anual por parte del gobierno, procedente de $0.50 que pagan los cafetaleros por las exportaciones de cada quintal de café oro uva. Sin embargo desde mediados del año pasado la institución no recibe los fondos de la contribución especial, pues el gobierno no renovó el contrato anual. En 2012, Procafé no recibió 800 mil dólares, que "en teoría" se encuentran en Fondos Ajenos en Custodia en el Banco Central de Reserva (BCR), informó ayer Marcelino Samayoa, gerente de la Asociación de Productores, Beneficiadores y Exportadores de El Salvador (Abecafé), pese a que se sigue pagando la contribución.

Roberto Inclán, presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador, cree que si Procafé estuviera operando al cien por ciento, El Salvador hubiera logrado frenar el avance del hongo de la roya cafetera.

Debido a eso, ambas gremiales junto a la Unión de Cooperativas de El Salvador (UCAFES) y la Unión de Cooperativas de la Reforma Agraria, Beneficiadores y Exportadores (UCRAPROBEX), afirmaron ayer que darán todo el apoyo necesario para que dicha instancia opere nuevamente.

Como primera medida, aportaron 50 mil dólares que fueron destinados al pago de 27 empleados que la institución se vio obligada a despedir por falta de fondos económicos.

La segunda, y quizá la más importante sostienen las gremiales, es el diseño de un plan para la reestructuración de Procafé, que está siempre dentro de la base de validación, transferencia e investigación. La idea es que la Fundación siga ofreciendo servicios, los cuales tendrían que ser cancelados por quienes los soliciten, generando así un cambio hacia una gestión mas empresarial.

Los cafetaleros esperarían además que sea el mismo gobierno el que recapacite, y se de cuenta que se necesitan los servicios de investigación de Procafé, al menos para lograr un mejor combate de la roya.

Los cafetaleros consideran que para atender los problemas del sector se necesita una política integral de mediano y largo plazo, en la que participen todas las dependencias gubernamentales vinculadas al ejercicio de la caficultura nacional. "La política debe incluir financiamientos blandos para la renovación del parque cafetalero por variedades resistentes a plagas. Hay que tomar en cuenta que las cosechas bajarán drásticamente el próximo año y entonces el crédito de avío no será suficiente para que los caficultores pueden trabajar las fincas como se debe y mantener los jornales", dijo Carlos Borgonovo, presidente de Abecafé.

No obstante, la unidad que esperan los caficultores en pro del sector podría estar muy distante, pues en opinión del FMLN, Procafé se ha orientado a "trabajar para un puñado de grandes cafetaleros y exportadores de café ligados al partido Arena... hizo cosas importantes pero en beneficio de esos cafetaleros", expresó ayer el diputado Orestes Ortez, en una entrevista radial.

Según el legislador, ha llegado la hora de que el gobierno junto al FMLN pongan la caficultura en el lugar que le corresponde.