En Venezuela se vuelve común peleas en los súper por leche y por azúcar

A la escasez se une el acaparamiento de algunos productos básicos, por lo cual "el pueblo" sufre otra crisis de abastecimiento.

Un empleado de un supermercado al Este de Caracas entrega a los clientes los pocos litros de leche que quedan en los estantes. Esto es parte del diario vivir en Venezuela. foto edh / archivo

CARACAS. El problema es terrible. Ves a la gente peleando en los abastos y en los supermercados por un pedazo de pollo, o por un paquete de harina, pero peleando como si estuviéramos en una guerra, como si estuvieran tirando desde un avión paquetes de alimentos con la gente luchando para llegar a la caja", afirmó Roberto León Parilli, presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, en diálogo con El Nuevo Herald.

La dificultad para conseguir comida en los comercios es un problema crónico del modelo bolivariano, pero recrudeció desde diciembre de 2012, llegando a su pico desde 2008.

La respuesta del Gobierno es siempre la misma: acusar a las empresas de acaparar productos y "emprender una guerra contra el pueblo".

"A la burguesía que pretenda jugar con el hambre del pueblo, vamos a ir con la ley y con el pueblo, sin contemplaciones", aseguró ante la creciente escasez Nicolás Maduro, presidente en ejercicio, en su discurso por los 196 años del nacimiento de Ezequiel Zamora.

"Si ellos lograran algún día desestabilizar nuestro país y este pueblo bravío se arrecha y volviera como el 27 y 28 de febrero a las calles, iría por ellos, iría por ellos, por esa oligarquía. No tenemos ninguna duda. Ese pueblo iría arrecho en la calle a radicalizar aún más la revolución socialista, y nosotros iríamos con ustedes a la calle también, no lo dudamos ni un segundo", agregó.

También acusó a los medios de comunicación de sembrar pánico entre la población al publicitar la falta de alimentos, lo que impulsa a los consumidores a salir precipitadamente a la calle para realizar "compras nerviosas".

Según afirmó Carlos Osorio, ministro de Alimentación, a Venezolana de Televisión, en las primeras dos semanas de enero se consumió la cantidad de productos equivalente a un mes, lo que generó problemas en las cadenas de suministro y venta de alimentos.

"En 11 días el pueblo venezolano compró lo que normalmente compra en todo el mes, y cuando sacamos la media, el consumo aumentó en enero 30 por ciento, pero hay algunos rubros específicos que aumentaron 111 por ciento el consumo. El pollo se compró 111 veces más, el azúcar se compró 68 por ciento más, en harina de maíz precocida, 88 por ciento más".

Por último, no descartó la posibilidad de hacer un ajuste de precios. En Venezuela rige desde la llegada de Chávez al poder un rígido control de precios, a que muchos analistas responsabilizan por los constantes desabastecimientos que sufre la economía.

Decomisos

El fin de semana, el Gobierno venezolano aseguró que habían decomisado 20 mil toneladas de alimentos acaparados en establecimientos privados entre diciembre de 2012 y enero de 2013, informó la ministra de Comercio, Edmée Betancourt.

Los distintos órganos del Estado mediante un trabajo conjunto y articulado como parte del proceso de fiscalizaciones contra el acaparamiento y la especulación, detectaron que "los productos más afectados por estos fenómenos fueron el azúcar, la harina de maíz precocida y el pollo", afirmó Betancourt.

Desde diciembre a la fecha se efectuaron visitas a tres mil 341 establecimientos, dos mil 269 inspecciones, mil 72 actos de fiscalización, 62 retenciones preventivas y 551 ventas supervisadas, según detalló la funcionaria.

Dijo que en diciembre se produjo aumento del 40 por ciento en la venta de alimentos. —AGENCIAS