resumen noticias

Altos precios de harina de trigo ahogan a panaderos

Panaderos dicen no tener ganancias debido al costo de la harina. Pasó de $9.60 a $21 las 50 lbs.

Guadalupe Hernández nacional@eldiariodehoy.com Sábado, 26 de Enero de 2013

Hace dos meses, Yeni Hernández dejó en el olvido los ocho años de experiencia como panadera y se convirtió en tortillera.

En Santa Ana, luego de 30 años de ser panadero, Arnulfo Guevara nunca pensó en buscar otro trabajo. En San Miguel también hay panaderos que están valorando si seguir en el negocio o no. Los altos precios de la harina de trigo, dicen, los tienen al borde del abismo.

"En el pan ahorita la ganancia es mínima porque a todo le han subido de precio, y en las tortillas gano más porque el maíz está barato", dijo Hernández, quien llegó a producir hasta dos quintales de harina por día, pero que debido a la crisis del sector terminó procesando solo 25 libras.

La realidad de la usuluteca que de panadera pasó a tortillera refleja los obstáculos que día a día enfrentan los panaderos artesanales del país.

Nelson Calderón, represente del sector de panaderos artesanales, añade que la problemática que enfrenta el sector pudiera resolverse si el gobierno les ayudara a importar en forma directa la harina de trigo. Eso eliminaría el costo de comprar el producto a intermediarios. Solo son dos empresas las que controlan el negocio de la importación.

En su opinión, dicha operación beneficiaría a los panaderos artesanales, y también al consumidor final. "Esta escalada de precios está asfixiando al sector y no vemos ninguna acción del Gobierno, y muchos panaderos están endeudados y hasta por embargarles porque no han pagado sus créditos", dijo Calderón.

Oswaldo Portillo, de la Mesa Nacional de Panaderos Artesanales de El Salvador (Menapaes), sostiene que las acciones de protesta que realizaron el año pasado, solo sirvieron para recibir "promesas" por parte de las autoridades gubernamentales. A la fecha, nada les cumplieron.

La principal queja de los panaderos es que los precios de la harina se mantienen altos desde agosto del año pasado, cuando el quintal de harina tipo alternativa pasó de $16 a $24. En septiembre hubo otro incremento, hasta llegar a los $32 y $40 el quintal.

Para noviembre, el quintal ya costaba $42, detallaron los artesanales. La pregunta que ellos se hacen es porqué si a nivel internacional el costo de la harina de trigo ha bajado entre $60 a $70 la tonelada métrica desde noviembre pasado, en El Salvador la harina sigue tan cara.

"En una mesa de negociación con el Ministerio de Economía nos dijeron que cuando bajara el trigo en el mercado internacional, iban a interceder para que las harineras le bajaran al producto, pero no han cumplido", dijo Portillo, quien añade que eso afecta a más de 14 mil panaderías artesanales en todo el país.

En una verificación en colonias del Gran San Salvador se constató que los panaderos están haciendo pan más pequeño o simplemente lo venden más caro, según la confianza que tienen con sus clientes a varios de los cuales les explican la problemática y la incapacidad estatal para solucionar el problema.

Marina Guevara, quien posee una pequeña panadería en Soyapango, dice que haciendo cuentas exactas entre lo que invierten en la producción y los ingresos, las ganancias a penas llegan al 1 %.

Al calvario de este sector se suman el alto costo de las grasas, la levadura, el gas propano y hasta la leña que utilizan en sus hornos. Las frágiles ganancias han llevado a muchos panaderos a guardar su maquinaria y cerrar sus negocios. Sólo en Soyapango han cerrado unas 20 panaderías, dejando sin empleo a más de cinco personas por negocio. La semana pasada, los panaderos solicitaron a Economía una nueva reunión en la que expondrían la urgente necesidad de que baje el costo de la harina, caso contrario los salvadoreños continuarán comiendo pan más pequeño, y por lo tanto, invirtiendo más en el sustento de sus familias. La gremial descarta nuevos incrementos en el precio de los productos, pues muchos tomaron esa decisión a finales del año pasado, hoy lo que algunos panaderos valoran es cerrar negocios de muchos años.