resumen noticias

Economía global crecerá 2.4% en 2013

b Naciones Unidas sostiene que la economía no se congelará en 2013

Sábado, 5 de Enero de 2013

El último informe de Naciones Unidas pronosticó un crecimiento mundial de 2.4 % para el nuevo año, un ajuste a la baja respecto a a predicciones previas.

El diagnóstico de la ONU es claro: "Cuatro años después de la erupción de la crisis financiera global, la economía mundial todavía intenta recuperarse. En 2012 hubo una nueva desaceleración económica y muchos países desarrollados sufrieron su segunda recesión en poco tiempo".

A pesar de esta fragilidad, Kevin Dunning, analista de economía global de la Economist Intelligence Unit (unidad de análisis de la revista británica "The Economist"), predice un repunte económico en la primera parte del año.

"Hay varias medidas de estímulo fiscal o monetario lanzadas en 2012 que van a hacerse sentir en la economía real en 2013. La emisión de dinero electrónico en Estados Unidos y Reino Unido, la inversión fiscal en China o el recorte de las tasas de interés en países emergentes van a producir un impacto positivo en la economía global", le dijo Dunning a BBC Mundo.

Por más positivo que suene, no será suficiente. Las predicciones de los organismos multilaterales y de las principales usinas de pensamiento económico mundial coinciden en que no solo este año nuevo, sino también 2014, estarán plagados de dificultades.

Estados Unidos y la Unión Europea siguen representando casi la mitad del producto global. China, apenas un 10 %.

En el informe de la ONU se predice un crecimiento para Estados Unidos del 1.7 %, mientras que la eurozona lo hará con un magro 0.3 % (con varios países como Grecia, España e Italia hundidos en procesos recesivos) y la tercera economía del mundo, Japón, seguirá luchando contra las tendencias deflacionarias que la han empantanado.

Los pronósticos varían, pero tienen una característica común: un pesimismo en aumento. En su informe anual de octubre, el Fondo Monetario Internacional (FMI) predecía un crecimiento global del 3.6 %, muy por encima de la proyección que hizo dos meses más tarde la ONU, pero bastante por debajo de la que el mismo FMI había hecho en julio.

Una segunda característica es que todas las proyecciones coinciden en que la zona más dinámica del planeta será nuevamente Asia (6.2 % de crecimiento) y que el resto del mundo en desarrollo será un polo de expansión (3.8 % en América Latina, 4.8 % en África), comparado con el pálido desempeño de los países desarrollados.

En la economía de la posguerra, el crecimiento global dependía del mundo desarrollado. El surgimiento de China e India como potencias globales cambió la ecuación, pero todavía no constituye un nuevo orden económico mundial.

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) siguen representando casi la mitad del producto global. China, apenas un 10 % y Sudamérica, un 7 %.

Las diferencias de distintas naciones y regiones sigue siendo evidente.

Aun un crecimiento tan discreto como el que se predice para este año puede descarrilarse si se hace realidad alguno de los graves peligros que amenazan a la economía global.

La eurozona es uno de ellos. En 2012, las 17 naciones que usan el euro como moneda común tuvieron un crecimiento negativo del 0.5 %, que escondía en su interior extraordinarias disparidades (la caída de Grecia superó el 7 %, mientras que Alemania creció un 0.8 %).

El impacto negativo del plan A de la eurozona (Austeridad) y el desempleo masivo —en España se calcula que casi el 27 % estará sin trabajo en 2013— prefiguran un año muy complicado tanto en lo económico como en lo político y social.

China es uno de los países que estará más pendiente de la crisis europea. La Unión Europea (UE) es su principal socio comercial: la desaceleración china se debió en gran medida a la caída de sus exportaciones al viejo continente.

Pero China está al mismo tiempo embarcada en un proceso de transformación de una economía que crecía en base a exportaciones a otra que depende más de su mercado doméstico. —Agencias